ERIK MATTSON UN JUDÍO JOVEN Y DE FE

Myriam Levy-Chernoff


Crecí en el movimiento judío mesiánico. Tengo 22 años y he asistido toda mi vida a la congregación “Beth Hallel” cerca de la ciudad de Atlanta, y aún recuerdo cuando jugaba con los autos de juguete en la guardería, después cuando aprendí el alfabeto hebreo en el Club Macabi, etcétera.

Profundicé en mi aprendizaje mesiánico mientras estaba en el programa de Bar Mitzvah y al completarlo tuve un B'nei Mitzvah con mi hermana pequeña, Shanna, el 8 de agosto del año 2009.

Al ir creciendo me convertí en un niño extremadamente tímido, me ponía muy nervioso al hablar con gente nueva y especialmente me intimidaba hablar frente a multitudes, así que al realizar mi Bar Mitzva fue todo un reto para mí.

Después de mi Bar Mitzvah decidÍ que: "Bueno, supongo que ya no tengo que ir a la sinagoga", entonces, durante los siguientes cuatro años, mi vida fue béisbol y solo béisbol.

Evité la sinagoga a toda costa y el béisbol me proporcionó una excusa conveniente porque estaba jugando casi todos los días. Durante ese periodo raramente pensé en D’os, estaba muy apático con El y con la religión. Después de mi Bar Mitzvah mi timidez se empeoró más. Desde el 8º hasta el 11º grado estaba tan aterrorizado de ir a la escuela, que me quedaba despierto lo más tarde posible todas las noches para que "tardara más" en llegar al día siguiente. Incluso había empezado a perder interés en el béisbol, pero recuerdo que un pensamiento muy particular pasó por mi mente cuando decidí dejar este deporte: "El béisbol es todo lo que tengo. Soy un jugador de béisbol. Si dejo el béisbol, entonces no soy nadie". Toda mi identidad estaba en el deporte. Entonces, seguí jugando.

Traté de remediar mi falta de confianza consiguiéndome una novia, pero en realidad solo adquirí un nivel de confianza muy superficial ya que esto magnificó muchas otras cualidades pobres que tenía, me encontraba en un estado de mucha necesidad y esto me hacía muy manipulador. Pero cualquier pequeña cantidad de confianza que obtuve en esta relación se destruyó rápidamente cuando descubrí que mi novia me había engañado. Esto me destruyó!

Pero gracias a D’os, unos meses antes de que esto sucediera, mi hermana Shanna me estaba sugiriendo canciones, oraba conmigo y me alentaba a leer la Biblia. Y es que aunque crecí en la sinagoga, nunca oré, ni rendí culto, ni leí la Biblia fuera de la clase de Bar Mitzvah. Entonces, cuando me enteré del engaño de mi novia, busqué todos los pasajes sobre el perdón. Recuerdo haber leído en el libro de Mateo que estamos llamados a perdonar constantemente a quienes lo piden. Aunque mi novia me pidió perdón, no pude perdonarla en mi corazón.

Esto estaba sucediendo en septiembre del 2013 y se acercaba un evento para adolescentes de Beth Hallel, Camp Winshape, y mi hermana Shanna realmente me estaba insistiendo en gran manera a asistir y aunque me sentía muy reacio finalmente acepté. Soporté el viaje en automóvil con un grupo de personas que no conocía y llegué al campamento para escuchar al rabino Joel Liberman.

En esta primera enseñanza el punto crucial en que se centró fue sobre el perdón y cómo Dios nos ha perdonado a través del sacrificio y la sangre de Yeshua. El rabino Joel Liberman estaba usando cada verso que yo había estado leyendo en mis intentos por perdonar. Estaba asombrado! Al terminar su enseñanza, el rabino Joel nos dijo que encontráramos nuestro propio rincón tranquilo y dedicáramos tiempo para orar a D’os. Encontré mi esquina y en una fracción de segundo, todo me sacudió, pensé: "Si Dios puede perdonarme por mis millones de pecados y al mundo de nuestra cantidad infinita de pecados, ¿cómo no puedo perdonar a mi novia por sus pecados?" En ese momento, le dije a D’os que la perdonaba y que quería que Yeshua sea el Señor de mi vida y el Ruach HaKodesh (E.S) vino sobre mí y un peso literal fue quitado de mi corazón. Sentí que mi corazón de piedra se convertía en un corazón de carne.

Cuando le entregue mi vida a D’os, mi identidad ya no estaba en mis habilidades atléticas, ni en una relación con otra persona. Desde entonces, he estado en un constante trayecto de crecimiento en confianza por lo que soy en el Mesías Yeshua. Pasé de estar aterrorizado, a mudarme de mi casa, a dirigir en Beth Hallel, a formar parte del Equipo de Liderazgo en la Conferencia de la convención “Messiah” de la MJAA, a trabajar en hacer presentaciones de apologética frente a salas llenas de gente, a hablar con mormones, musulmanes, ateos y judíos incrédulos sobre la fe en Yeshua y desear un título de posgrado en estudios bíblicos para continuar en el ministerio de D’os, a quien le damos toda la gloria.

 

P.- Myriam: ¿Qué significa para ti el servicio a D-os?

R.- Erik: Servir a D’os es hacer todas las cosas para su gloria. Ya sea que esté arreglando mi habitación, trabajando en la tienda de abarrotes o predicando el Evangelio a un millón de personas, se requiere hacerlo con una actitud de humildad y reverencia, yo me encuentro en el intento de tener esta actitud en todas las cosas que hago.

Hago mi mejor esfuerzo en la escuela porque quiero glorificar a D’os con mis calificaciones y mis profesores saben que creo en D’os, así que quiero ser un buen representante.

Lo mismo aplica para mi ministerio. En la Universidad Estatal de Kennesaw, donde soy alumno, Jonathan Mann y yo administramos «Ratio Christi», un club de apologistas. Antes de asumir el cargo, Ratio Christi solo estaba haciendo reuniones semanales en el campus. Ahora, Jonathan y yo organizamos un gran evento cada semestre, por lo que aprovechamos al máximo los recursos que están a nuestra disposición. Muy recientemente, organizamos un debate entre el Dr. Michael Licona y el Dr. Bart Ehrman sobre "¿Son los Evangelios históricamente confiables?"

Este debate requirió miles de dólares y logramos hacer que la Universidad pagara por cada centavo. ¡D’os es bueno! Pero el punto es que queremos hacer todo lo más posible para que con nuestras habilidades glorifiquemos a D’os cada vez más en nuestro servicio a Él. También tomo esta actitud con mi salud. Entreno a menudo y como lo más saludable que puedo porque quiero estar lo mejor posible por y más tiempo con mi familia y mi ministerio.

 

P.-Myriam: Eres muy joven y frecuentemente interactúas bastante con la sociedad secular y los confrontas con profundas verdades espirituales en tus presentaciones apologéticas, ¿cuáles son los mayores desafíos que enfrentas al hacer esto?

R.-Erik: Los mayores desafíos para mí al hablar con personas que abiertamente no están de acuerdo conmigo es la sensación inicial de miedo que tengo para iniciar la conversación. Es un miedo irracional, pero está presente casi cada vez antes de entrar en un debate o una conversación. Creo que esto proviene del deseo de no querer hacer que la gente se sienta incómoda, pero una vez que me recuerdo a mí mismo que vale la pena hacer que la gente se sienta incómoda por el solo hecho de escuchar la verdad, entonces normalmente puedo participar en la conversación. Una vez que lo hago, ¡todo va bien!

 

P.-Myriam: Por favor dirige unas palabras a los jóvenes judíos mesiánicos de nuestro movimiento.

R.-Erik: Hay muchas cosas que me gustaría decirles para alentar a los jóvenes judíos mesiánicos, pero elegiré una cosa: «¡Amar al Señor tu Dios con tu mente Juan 4:24, dice que debemos adorar a D’os en espíritu y en verdad. La forma en que trabajo para desarrollar esto en mi vida es estudiando la Palabra de D’os, no solo para ser estimulado o para encontrar una guía en una decisión en la vida, sino para conocer mejor a D’os. Esto es lo que literalmente significa la teología, el estudio de D’os. ¡Y no te detengas en la teología! Conoce también las razones filosóficas de por qué sabemos que D’os existe al leer un libro como "On Guard" de William Lane Craig.

También es importante que comprendas cómo podemos mostrar a un escéptico que Yeshua resucitó de entre los muertos estudiando "The Minimal Facts Argument" del Dr. Gary Habermas (¡Búscalo en Youtube!) etc. No sólo tendrás mayor confianza en compartir la verdad con los demás, sino que tu fe se fortalecerá y podrás adorar a D’os de una manera mucho más profunda de lo que jamás hayas imaginado.

Antes de concluir quiero invitar a todos los lectores a visitar mi nuevo blog titulado: “Nuestra Vida Mesiánica” ourmessianiclife.com


Myriam Levy es Presidente de la AJMM y Vicepresidenta de la IMJA

Email: mlevys@hotmail.com