EDITORIAL

Yolanda Guzik


Queridos hermanos y amigos: deseo que el amor y el gozo de Yeshua estén presentes en sus corazones.

En esta época de elecciones en la que muy pronto tendremos cambio de presidente aquí en México, hemos estado viviendo socialmente un tiempo de división y encono como mexicanos, hay además un miedo generalizado a lo que pueda pasar si gana el partido que representa el populismo, muchos temen por el futuro y es normal.

Incertidumbre, temor y muchas especulaciones llenan la mente y los corazones, pero Dios no quiere que tengamos miedo, Él quiere que tengamos paz y que confiemos en Él pues Él ha prometido estar con nosotros todos los días de nuestra vida hasta el fin, sin importar las circunstancias. Así que ánimo hermano, yo tampoco sé lo que nos espera en los siguientes años como país, pero lo que sí sé es que el Señor estará con nosotros y que su paz es suficiente para vivir cada día y afrontar cualquier circunstancia.

Cambiando de tema, quiero exhortarlos hermanos a que busquemos la unidad, la verdad es que la necesitamos con urgencia. Antes de la terrible agonía en el huerto de Getsemaní Yeshua oró fervientemente para que sus discípulos fueran uno, como Él era uno con el Padre. También los discípulos del Mesías del siglo 21 a eso estamos llamados, pero solo si somos humildes y sinceros, podremos reconocer que hemos fallado, que hemos permitido que la división reine entre nosotros y que el amor solo sea de teoría.

¿Cuál es el mandamiento más grande que nos enseñó el Mesías? El mandamiento del amor, de amar a D-os y amar a nuestro prójimo. Ese amor, significa no juzgar al otro, perdonarlo, pasar por alto sus errores u ofensas. ¿No es acaso soberbia el dejar de tener una relación con alguien porque no piensa como nosotros, porque no cree como nosotros o porque no hace las cosas como nosotros las hacemos? Se nos olvida que hemos sido llamados a ser luz y sal, y la gente tiene que ver su amor a través nuestro, nuestras vidas tienen que producirles sed de conocer al Mesías que vive en nosotros. Pero esto nunca va a suceder si no somos capaces del diálogo entre nosotros mismos, si levantamos un muro entre nosotros como hermanos, si hacemos juicios y permitimos que los malos entendidos nos dividan.

El amor en la práctica es estar interesado por el otro, significa ser un buen acompañante en el dolor, es dejar de hablar y saber escuchar, no solo es orar por el otro, que claro que hay que hacerlo, pero va más allá, es compartir tu tiempo con el que está solo, con el que sufre. Hay mucha soledad y sufrimiento a nuestro alrededor, y no podemos ser indiferentes, seamos prácticos en el amor.

Hermanos, Yeshua es él es el vínculo de amor para todos nosotros, para todos los pueblos, para toda la gente.

Por otro lado, los animo hermanos a asistir a nuestra convención nacional MASHIACH 2018, es la oportunidad perfecta para juntarnos y convivir. Ven, no faltes, y pasemos juntos momentos maravillosos. Es tiempo de buscar la unidad y hacer que crezca entre nosotros una amistad hermosa y genuina.

Que el amor de Yeshua que es el vínculo perfecto nos mantenga a todos unidos,

SHALOM.

yolandaguzik@hotmail.com