ETIOPÍA EXTIENDE SUS MANOS HACIA DIOS
"Etiopía se apresurará a extender sus manos hacia Dios"
Salmo 65:31

Myriam Levy-Chernoff


Era domingo, 7 de octubre del 2018, cuando por segunda vez me encontraba volando rumbo a Etiopía con tan solo un año y medio de distancia de mi primer viaje, en esta ocasión ya sabía lo que me esperaba, sin embargo, las lecciones aprendidas cobraron más claridad y profundidad en mi ser…

Mi esposo es Joel Chernoff, quien desde hace 26 años tiene el cargo de Secretario General de la Alianza de Judíos Mesiánicos de América (MJAA), y dentro de sus múltiples responsabilidades, es supervisar el trabajo de ayuda humanitaria que se realiza en Etiopía desde el año 2006, lo cual se lleva a cabo en zonas altamente pobladas por habitantes judíos, conocidos como "beta Israel" o “falashas”, quienes lamentablemente viven en condiciones muy devastadoras. Creo importante comentar que la MJAA cuenta con una oficina sede en Bahir Dar, Etiopia, y se tiene personal de planta laborando durante todo el año, todos son profesionales etíopes y la directora de MJAA Ethiopia Relief, es Rekebnaha Gedamu.   

CLINICAS MEDICAS GRATUITAS Y POZOS DE AGUA POTABLE.

 

Cada año la MJAA realiza entre seis y ocho rotaciones de clínicas médicas gratuitas, brindando procedimientos de cirugía menor y mayor, pruebas de laboratorio y medicamentos, junto con evaluaciones de especialistas y derivaciones hospitalarias para tratamientos adicionales y procedimientos quirúrgicos especializados. Este trabajo se realiza con mucha cercanía con el gobierno federal, regional y local, siendo que por su conducto nos canalizan las personas con mayor necesidad y que menos recursos tienen.

     También la MJAA excava pozos de agua potable; actualmente se han construido y abierto  33, a los cuales también se les proporciona mantenimiento. Una de las cosas más difíciles que enfrentamos en estos viajes a Etiopía, es vernos rodeados por cientos de etíopes que serían definidos, digamos que, como ‘los pobres de los más pobres… y los enfermos de los más enfermos’, una combinación de circunstancias nada favorecedoras, verdad?

     Esto se empeora cuando al hacernos presente en las Clínicas Médicas, todos los enfermos piensan que somos doctores tanto Joel, nuestro camarógrafo Jan y yo, por lo que por muchas horas nos vemos rodeados y en muchísimas ocasiones ‘apretados’ por todos los costados por ‘legiones de enfermos’ quienes nos suplican y sus ojos expresivos de dolor pero con esperanza a la vez, despojándose de sus ropas enseñándonos al descubierto sus cuerpos, apuntando sus tumores y sus dolencias, además el calor y los fétidos olores ‘nos abrazan’ y nuestros corazones lloran de ver tan deplorable condición humana de todas las edades; y aunque yo llevaba una maleta con ropa, sandalias y dulces para regalar, la impotencia me embargaba al ver que no era suficiente para vestir y calzar a todos, aunque también llevaba pan que recolectaba en el hotel donde me hospedaba, tampoco me alcanzaba para alimentar a tantos seres famélicos y hambrientos!

 

ANTISEMITISMO

 

 Por si faltara algo a este cuadro, otra cuestión que cada vez nos impacta mas es ver tantos casos deantisemitismo. Durante nuestra estancia en Etiopía, mi esposo Joel entrevistó a varias familias que han contactado a la MJAA en Etiopía y que están sufriendo graves circunstancias y agresiones del perverso antisemitismo; vimos muchos rostros bañados en lágrimas y una gran desesperación cuando nos narraban sus trágicas y desgarradoras historias; saber que han tenido que huir de sus hogares, huyendo tan solo para rescatar sus vidas como única posesión; incluso muchos miembros de esas familias han sido asesinados, otros perdieron la cordura por todo lo vivido, han dejado todo atrás y han tenido que comenzar una y otra vez debido a que la sombra antisemita los persigue sin cesar.

    Eran tantas las familias que querían contarnos su trágico testimonio que el tiempo no nos alcanzó para entrevistar a todos, muchos rogaban por ser escuchados y se les explicó que ya no teníamos el tiempo en esta ocasión, pero les prometimos regresar en un futuro cercano y los atenderíamos…. Con profunda tristeza y lágrimas en sus rostros nos ponían en nuestras manos las fotos familiares para comprobar que tenían un legado y un pasado que les fue desvanecido y arrebatado injustamente!!. Esto nos recuerda lo sucedido durante la segunda guerra mundial con nuestro pueblo, exactamente se repite esa misma y cruenta horripilante historia.

     Yo había visto muchos documentales en la televisión del antisemitismo en Europa, previo y durante la segunda guerra mundial, pero nunca me imaginé que lo escucharía y viviría narrado directamente por las víctimas en otro continente, en mi presencia, cara a cara. Nuestros corazones lloraban por tanto sufrimiento de nuestros amados hermanos falashas; su continua súplica es querer ir a la tierra donde fluye leche y miel! Todos ellos piden ayuda por su derecho a hacer Aliyah…! Yo quería ayudar a aligerar esos corazones angustiados, así que con mi poco amaharic, pude decirles tratando de consolarlos al escuchar sus narraciones y llantos, y ver correr sus lágrimas como ríos con gran corriente:  “¡Lo siento mucho, mucho!”, pude secar muchas lágrimas, les dimos comida, una pequeña ofrenda y cálidos abrazos, alentándolos a que no pierdan la fe y que se aferren al amor de D’os, que no estaban solos… y que juntos lucharemos por llevarlos de regreso a su casa…. Israel.”

     Pronto sacaremos a la luz estos impresionantes testimonios, ha llegado el tiempo de que esas lágrimas sean vistas y esas voces silenciadas sean escuchadas! Son muchísimos los casos, ya es hora de que se ventile a los cuatro vientos tanta injusticia y maldad! Y para continuar con mi reportaje, decidí también entrevistar a Jan Karnis, nuestro camarógrafo profesional, quien se encarga de producir todos los videos en Etiopía para la MJAA y gracias a su excelente trabajo es que podemos observar y compartir a otros más claramente la triste realidad en Etiopia.

 

¿QUIEN ESTÁ DETRÁS DE LAS CÁMARAS EN LOS VIDEOS

DE LA MJAA EN ETIOPIA?

 

Su nombre es Jan Karnis y desde hace 44 años vive en Israel, con su esposa, y un hijo sabra de 35 años.

P.- Háblanos un poco acerca de tu trabajo, desde cuanto laboras para la MJAA en Etiopia?

R.-Soy camarógrafo, productor y editor desde 1981. Inicié trabajando para la MJAA en el 2005.

P.-Cuál fue tu impresión en tu primer viaje?

R.- Me impresionó mucho ver tanta pobreza, que no había agua potable, a mujeres caminar por mucho tiempo hasta llegar a un arroyo con aguas negras, muy sucias y con lodo, con animales alrededor tomando la misma agua y haciendo sus necesidades en el agua. Estas mujeres y muchas niñas también, llenaban sus jarros de agua sucia y regresaban caminando esas largas distancias para llegar a sus hogares en las aldeas con esas terribles aguas que ellos toman y las usan para todo.

P.-Después de tu primer viaje a Etiopía, regresaste a tu casa valorando más lo que tienes, agua, comida, etc.?

R.- Sí, claro, cuando regrese a Israel de Etiopia la primera vez, le di gracias a D’os de la vida que tenemos, uno abre la llave de agua y te corre toda el agua limpia que quieras y uno lo toma así, como si fuera nada. Y la realidad es que tenemos que darle gracias a D’os por esa agua limpia y la vida que uno tiene.  Ahora con la ayuda de la MJAA, se han cavado 33 pozos de agua que han ayudado a beneficiar muchas familias y aún hay mucho por hacer.

P.- Si tuvieras frente a un auditorio de personas con recursos económicos y fueras la voz de los etíopes, digamos un embajador, ¿cuáles serían tus argumentos para transmitirles esa necesidad de ayuda?

P.- Se puede ver diferentes niveles de ayuda, son personas que no tienen las mismas oportunidades que nosotros ya que, aunque muchos de ellos trabajan por muchas horas cada día (no es que sea gente floja y que no tienen porque no trabajan), hacen todo lo que pueden para ganarse la vida, trabajan muy duro, pero no hay oportunidades.

Otro nivel de ayuda que es en el que la MJAA se ha enfocado más, es la ayuda a los falashmura y al beta Israelque son los judíos olvidados aquí en Etiopia, que en este país son perseguidos como judíos y que lamentablemente no son reconocidos en Israel como judíos, así que ellos quedan entre las paredes; de un lado son judíos y del otro lado no son judíos. Estos necesitan ayuda y aunque la MJAA brinda su apoyo, la realidad es que no tiene los medios suficientes para ayudar a toda la población falashmura que aún se encuentran en Etiopia. Así que recordemos que el enfoque tiene que estar en ayudar a estos judíos olvidados. Además, debido al antisemitismo, muchos dejaron otras aldeas en las cuales vivían antes, se fueron a los campos que están en Gondar y en otros sitios, y ahí están viviendo en casuchas de paja y con techo de lata y están sufriendo mucho.

P.-Tú has filmado mucho en Etiopía, ¿nos puedes compartir alguna experiencia que te haya impactado más?

R.- Tengo muchas que me han impactado, pero por mencionar una, es cuando fui a filmar el primer pozo de agua de la MJAA, vi a una señora que decidió cuidar ese pozo, me llamo la atención que ella tenía familiares en Israel, sin embargo, a ella el gobierno de Israel no le permitió hacer Aliyah y quedó en Etiopía con su hijita pequeña que se llama Yeruselem. Después de dos viajes, regresé a filmar nuevamente ese pozo y observé como esa mujer era tan diligente en limpiar y cuidar el pozo, me impactó ver que tanto ella como su hijita no tendrían un futuro prometedor al ser negado su derecho a hacer aliyah, y estar destinadas a vivir en deplorables condiciones, por lo que decidí apoyar a esta mujer y su hija; desde hace varios años le envío una cantidad simbólica mensual por medio de la Directora de la MJAA en Etiopia, Rekebnaha Gedamu, actualmente Yeruselem tiene 11 años de edad.  

P.- Qué dirías a los judíos mesiánicos acerca de nuestra responsabilidad espiritual con nuestros hermanos falashas?

R.-Que hay que orar por ellos y apoyarlos en lo que uno pueda, por eso la MJAA tiene manos en Etiopia, que pueden ayudar a los Beta Israel y a los Falashmura. Así que, los judíos mesiánicos de México, de Argentina, de Estados Unidos, etc., que tienen medios, ¡ayuden! La MJAA puede hacer llegar esa ayuda por medio de los representantes y de los etíopes que trabajan para la MJAA. En Etiopía sí hay doctores y hay clínicas, pero para ir a una clínica te cobran 8 dólares, pero si tú no tienes nada, entonces no puedes ir a una clínica gubernamental, por eso estas clínicas médicas gratuitas de la MJAA ayudan muchísimo a esa gente que no tienen NADA. Ellos caminan medio día para llegar a esas clínicas y llegan de madrugada y se quedan por horas a esperar su turno para recibir esa bendita ayuda. Además los pozos de agua son vitales para su sobrevivencia. Así que a todos los judíos mesiánicos y cristianos que lean estas líneas, les diría que por favor ayuden con recursos financieros, y les recuerdo esa promesa dada a Abraham en (Gen 12:3) “Bendeciré al que te bendiga y maldeciré al que te maldiga”.

“A Adonai presta el que da al pobre. Y el bien que ha hecho, se lo volverá a pagar” (Proverbios 19:17)

SHALOM!

_____________________________

Myriam Levy es presidente de la AJMM y vicepresidente de la IMJA

Email: mlevys@hotmail.com