YESHUA ES LUZ

Yeanette Levy


Acabamos de celebrar la fiesta de Chanuká, conocida también como la fiesta de las luces, es fascinante recordar las maravillas y milagros que ha hecho Adonaí por salvar y preservar la vida de su pueblo, si buscamos en la Biblia, que de hecho es el único lugar donde debemos de buscar de D-os y es escudriñando Su palabra donde nos habla y toca nuestro corazón, nos dice en Génesis 1:3-4 acerca de la luz:“y dijo Dios: sea la luz, y fue la luz,y vio Dios que la luz era buena; y separo Dios la luz de las tinieblas”.

En otros textos nos amplía esta enseñanza:“Para dar luz a los que habitan en nieblas y en sombra de muerte”(Luc 1:79), “Porque en otro tiempo erais tinieblas, mas ahora sois luz en el SEÑOR, andad como hijos de luz” (Efe 5:8), “Porque todos vosotros sois hijos de luz e hijos del día; no somos de la noche ni de las tinieblas”(1 Tes 5:5), “Este es el mensaje que hemos oído de Él, y os anunciamos: DIOS es luz, y no hay ningunas tinieblas en EL” (1 Jn 1:5).

En estas citas, la Biblia nos muestra el poder de Adonaí para crear la luz y separar las tinieblas;así sucede cuando dejamos que El quite las tinieblas (pecado) de nuestra vida, en Salmos 4:6 nos dice:“muchos son los que dicen: ¿quién nos mostrara el bien? alza sobre nosotros oh Adonai, la luz de tu rostro”. Adonai nos invita a caminar siempre en su luz, en Isaías 2:5 dice:“venid, oh casa de Jacob, y caminaremos a la luz de Adonaí”, con la certeza que El guiará nuestros pasos:“Lámpara es a mis pies tu palabra, y lumbrera a mi camino” (Sal 119:105). La Escritura nos dice que es la verdad, el camino y la VIDA, en Juan 14:6 encontramos estas palabras: “Yeshua le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; NADIE viene al padre sino por mí”.

Somos pues llamados a ser luz: “Vosotros sois la luz del mundo, una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder, ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre un candelero, y alumbra a todos los que están en casa. Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro padre que está en los cielos” (Mat 5:14-16).

Hemos leído en estos versículos el poder de Adonaí, de manera sencilla, simbólica e ilustrativa nos ayuda a entender la importancia de la luz en nuestras vidas. Así como en Janucá el milagro de la porción del aceite que ajustaría solo para un día y duró encendida la luz por ocho, sea también nuestro anhelo preparar la porción del aceite para nuestro día a día hasta que nuestro Padre nos llame a Su presencia.

Yeshua es además PERDON, AMOR, VIDA, ESPERANZA, una esperanza que nos mantiene en fe y con luz. En 2 Pedro 3:9leemos que “el SEÑOR no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento”.

Pidamos al Señor para que cada día de nuestra vida él sea el número uno en nuestro corazón, como El nos pide en el primer mandamiento, y me despido con la bendicion Aaronica (Números 6:24-26):“¡Adonai te bendiga, y te guarde; Adonai haga resplandecer su rostro sobre ti, y tenga de ti misericordia; Adonai alce sobre ti su rostro y ponga en ti paz!”SHALOM.