QUIÉN DECIDE TU VIDA, ¿TÚ O DIOS?

Dra. Elizabeth Hernández Bellon


En estos días en los que mis momentos no son los mejores, he estado meditando en mi corazón y clamando a mi Señor como él mismo nos enseñó: “¡Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo!”, podemos decirlo; pero,¿verdaderamente creemos en que la voluntad de Dios para nosotros es mejor que lo que nosotros podemos tener en mente?

Con frecuencia y dada nuestra naturaleza caída que nos invita a no creer o a desobedecer, siempre queremos estar adelante de Dios y hacer lo que nosotros pensamos que es lo correcto, así que la escena del Edén en el libro de Génesis se repite una y otra vez. En el relato la serpiente cuestiona al Señor:“¿con que Dios dijo, no comas?”; entonces,¿la opción es desafiar a Dios en su orden y en su voluntad y tomar nosotros las decisiones para nuestra vida?

     Claro que no, aunque es frecuente que cuando la voluntad de Dios resulta contraria a la nuestra tendemos a desobedecer;pero si se trata de dinero, comodidades, viajesy cosas que nos gustan y agradan, entonces decimos que qué buena es su voluntad, pero si es la pérdida de un ser amado, dificultades, enfermedad, falta de dinero etc., entonces nosotros tenemos mejores opciones para nuestra vida que la opción de Dios.

Queridos hermanos, esto no tiene que ser así. Debemos crecer en la fe delante de Dios de los hombres. Yeshua pidió al Padre que pasara de él esa copa (su muerte redentora), pero se dispuso y dijo “¡hágase tu voluntad!”, y como sabemos, la voluntad del Padre fue que fuera a esa cruz por nuestros pecados. Esto fue bueno, a pesar que sufrió y padeció por nosotros.

     ¿Acaso Dios se equivoca?, podemos recordar y pensar en la conversación de Job y Dios, donde Dios le pregunta a Job:”¿Dónde estabas tú cuando yo fundaba la tierra? Házmelo saber, si tienes inteligencia” (Job 38:4)  Además reconvino Adonai a Job, y dijo: “¿Es sabiduría contender con el Omnipotente? El que disputa con Dios, responda a esto (Job 40:1,2)Entonces respondió Job a Adonai, y dijo: He aquí que yo soy vil, ¡que te responderé? Mi mano pongo sobre mi boca” (Job 40:4).

Podemos entender realmente lo que es y dejar de cuestionar a Dios por quien es Él y lo que somos realmente nosotros;leyendo su Palabra entendemos en plenitud sus atributos, deidad etc., lo cual nos permite ser conscientes de nuestra humanidad y limitaciones. Leamos con detenimiento la historia de Job y sus amigos y veamos como en el inicio de la historia, dice que Job era un hombre justo, y que Dios autorizó la desgracia que le vino, pero casi al final de esa historia conmovedora y de reflexión para todos, en la mitad del versículo (42:11), todos sus hermanos y hermanas, reconocen y le consuelan de todo aquel mal que Adonai había traído o permitido sobre él.

Queridos hermanos la decisión y la voluntad correcta en nuestras vidas está en la mano de Dios, y si decidimos decir sí a su regalo de salvación,entonces debemos de caminar en él, hasta lograr estos puntos en nuestra vida espiritual:

 

1)     conocimiento de la verdad

2)     arrepentimiento

3)     sumisión a Yeshua  como Señor de nuestra vida

4)     deseo de obedecer su voluntad y su palabra

 

     Si evaluamos estos puntos dentro de nuestro corazón y nuestra mente y consideramos que ya son una realidad, entonces estamos seguros que estamos en el camino y en el proceso de la santificación, pues sin santificación dice la Palabra que nadie verá a Dios.

Podemos hablar y hablar de tantos casos, en donde la voluntad, o la vida y circunstancias de los grandes hombres de fe, eran las peores que pudiéramos pensar, sin embargo, todos y cada uno de ellos permanecieron en gozo, fe y aceptación de la bendita voluntad de Dios, sabiendo que ésta es buena,  agradable y perfecta (Rom 12:2), no discutamos, amemos la voluntad de nuestro padre pues es buena en gran manera.

Espero que verdaderamente todos estemos orando como Él nos enseñó, ¡hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo!(Mateo 6:10) y estemos gozosos en nuestros corazones sabiendo de que Él siempre tiene la razón y la mejor decisión para nuestra vida.

_______________________

 

Dra. Elizabeth Hernández-Bellon

    Email: liz@eljardindeliz.com