Editorial

Yolanda Guzik


Queridos lectores: deseo que este nuevo número produzca entre nosotros un mayor vínculo de unidad y surjan coincidencias en el pensar, en el sentir y una visión común en esta obra tan trascendente.

     Estamos empezando un nuevo año y sucede con frecuencia que al pasar del tiempo la visión y las metas que tenemos se desvanecen, al punto de hacer las cosas de manera mecánica, perdiendo los sueños que una vez tuvimos. Es preciso sin embargo que esto no suceda. Si las dificultades en la vida nos hacen renunciar a algunos de estos sueños, cambiémoslos o renovemos nuestras metas pero no dejemos de soñar. El Dr. Augusto Cury en su maravilloso libro Nunca renuncies a tus sueños nos dice: "Así pues, no midas a un ser humano por su poder político y financiero. Mídelo por la grandeza de sus sueños y su paciencia para llevarlos a cabo".

     Como judíos mesiánicos mantengamos siempre vivo el sueño de la salvación de todo nuestro pueblo (aunque en realidad más que un sueño es una promesa Divina). Y para poder mantener vivo este sueño hay que estar conscientes de que es muy importante la PERSEVERANCIA, la FE, y trabajar en UNIDAD. Cuántas personas hemos visto que empiezan en su caminar con el Señor llenas de entusiasmo y emoción, sueñan con la salvación de los judíos, pero como su fe y sus sueños se cimentaron en las emociones, los sueños pronto se desvanecen.

     Lo que verdaderamente nos hace permanecer en el Señor y en la visión que nos ha dado, es la fe cimentada en las Escrituras. Esto sí que es sólido. Por eso resulta imprescindible poner nuestros ojos en los que dice D-os, pues de esa forma dejamos de ver a través de los ojos físicos y comenzamos a ver con los ojos de la fe por medio de la Biblia, introduciéndonos en un mundo maravilloso y de certezas eternas. Podemos de antemano ver cumplido nuestro sueño: ¡Que TODO ISRAEL se va a SALVAR, que YESHUA HA MASHIACH va regresar pronto para traer ese orden y paz que tanto se necesitan! Además de que reinará en JERUSALÉN como está escrito, ya que todo lo que la Biblia dice se cumple. ¡D-os lo ha dicho y así será!. Él no miente, por eso aliento a todos a ser perseverantes en la visión que el Señor nos ha dado, alimentándonos con su Palabra y orando para vencer.

     Debemos también ser agentes de unidad entre nuestro pueblo. Si tu lector eres judío mesiánico o de cualquier otra corriente, incluso si careciste de educación religiosa, debemos entender que todos formamos UN SOLO PUEBLO. Y como tal debemos buscar la unidad, tanto en lo espiritual como en todo lo demás. Una de las tácticas del enemigo de nuestra alma y de nuestros enemigos políticos y raciales, es buscar nuestra división para destruirnos. No permitamos que entre nosotros haya malos entendidos, enemistades, ni permitamos la crítica lesiva. Al contrario, busquemos la conciliación y las coincidencias. En la AJMM buscamos la unidad a través de D-os y de Su Palabra por eso organizamos nuestra ya tradicional Convención MASHIACH, que este año 2010 será del 14-18 de julio (Puerto Vallarta). Comunícate y reserva cuanto antes, puedes ir depositando poco a poco a la cuenta de la AJMM.

    Cambiando de tema es importante que nos mantengamos alerta de lo que pasa en el mundo. Como todos saben la belicosidad del presidente de Irán. Mahmoud Ahmadinejad es semejante a la de Hitler durante los años ’30. Este hombre quiere provocar un Armagedón, y su deseo de "borrar a Israel del mapa" debe tenerse muy en serio. Por si faltara algo (y conmovidos por el terrible dolor para ese pueblo) el terremoto que azotó a Haití nos hace pensar en el cuadro profético anunciado por el Mesías (Mateo, cap. 24). Ayudemos en lo posible a quienes sufren tragedias, pero sin olvidar mantener encendida la llama de la fe y la unidad entre nosotros.

                                                 "Por amor de Sion no callaré, y por amor de Jerusalén no descansaré hasta que salga como resplandor su justicia, y su salvación se encienda como una antorcha" (Isa 62:1).

 

Lic. YOLANDA GUZIK

yolandaguzik@hotmail.com