Tomando el "Mate" con mis amigos

Myriam Levy S.


Por segunda ocasión visité Argentina en compañía de Andrea Platner, quiero decirte que si Argentina me había gustado la primera vez, ahora quedé más encantada. Además de ser un hermoso país, lo que más me impactó y agradó, son las personas con las que conviví durante estas 5 semanas.

     Claro que también tuvimos tiempo de ir a los lugares turísticos de Buenos Aires, como Recoleta, San Telmo, Puerto Madero, etc.. Comer deliciosos asados, facturitas, helados, tereré, etc. También vivimos de cerca cuestiones políticas, como el tema Cristina vs Redrado, que quienes conocen a Pinti, se pueden poner al tanto en dos minutos y medio.

     Me impresionó ver sufrir las "nenas" de Sandro, tanto durante su agonía como en su muerte. Veías la tele o escuchabas la radio, o bien abrías cualquier periódico, y los temas principales que escuchabas y leías, era sobre Redrado y Sandro. Por cierto nos tocó ver un cacerolazo apoyando a Redrado y conocí la casa de Sandro, bueno, me gusta estar al tanto de los acontecimientos. Por supuesto que también presencié una manifestación de “Las Madres de la Plaza de Mayo”.

     Una visita muy especial que hicimos fue a las nuevas instalaciones de la AMIA. Como la mayoría de los lectores sabe, el edificio anterior sufrió un terrible ataque terrorista el 18 de Abril de 1994 a las 9:53 a.m., cuando una camioneta Renault cargada con explosivos se estrelló causando la muerte de 85 personas e hiriendo a 300 más, destruyendo el edificio completamente. Las nuevas instalaciones de AMIA, se encuentran exactamente en el mismo lugar, en la Calle Pasteur 633,  y fueron reconstruidas en 1999.

    Después fuimos al lugar donde se encontraba la Embajada de Israel en Buenos Aires en la esquina de la Calle Arroyo y Suipacha,  la que desgraciadamente también sufrió un terrible atentado el 17 de marzo de 1992, cuando un furgón Ford F-100 cargado con explosivos y conducido por un suicida realizó la misma maniobra que en las instalaciones de AMIA, estrellándose contra el edificio de la Embajada de Israel, muriendo en este ataque terrorista 29 personas e hiriendo a 242. Actualmente en este sitio hay un parque en memoria de las personas que murieron. En lo personal considero que es muy importante hacer estas visitas y recordar estos lamentables hechos, para que también las nuevas generaciones conozcan que no sólo en Israel se padece el terrorismo antisemita, que tenemos que tener nuestras precauciones también en la diáspora.

    El Señor me concedió también la alegría de volver a encontrarme con mis queridos amigos a los que ya tenía sin ver dos años y medio, y además se me presentó la oportunidad de hacer nuevas amistades, la mayoría de la comunidad judía. La hospitalidad con que fuimos recibidas Andrea y yo se caracterizó particularmente por el amor, el respeto y la calidez en todos los hogares que visitamos; además de una hermosa apertura y deseo de saber más en detalle acerca de nuestra fe en Yeshua, por lo que con gusto compartíamos las razones bíblicas que fundamentan que Yeshua es el esperado Mesías de Israel.

     Fueron muchas y variadas las charlas con relación a este tema, pero yo quiero compartir con nuestros lectores una que me impactó por la manera en que un amigo de infancia de Andrea Platner dialogó con nosotras. Esta persona nos cuestionó de manera objetiva, inteligente y razonada, teniendo una agradable y profunda charla que él mismo inició así:

 

- ...¿Si yo fuera periodista, dame 3 puntos importantes para tratar de convencerme de que Yeshua es el Mesías?

 

    La realidad es que tratamos más que 3 puntos, pero debido al espacio, solo comparto un poco de nuestra interesante charla, la cual como podrán leer en otro artículo también es comentada por Andrea (perdón si no pongo los puntos en el mismo orden, a veces la memoria la traigo un poco descomodada).

     Primer Punto: en esta primera respuesta fueron las muchas profecías mesiánicas, ya que en ninguna otra persona se pueden cumplir total y cabalmente si no es en Yeshua. Sólo por mencionar algunas, está el linaje del Mesías, que tiene que ser de la tribu de Judá (requisito cumplido cabalmente por Yeshua –ver Mateo 1:1,2) a lo que preguntamos a nuestro amigo:, ¿Hoy en día, cuál judío puede comprobar su linaje argumentando que es de la tribu de Judá? Aquí es necesario considerar los hechos históricos, recordando la guerra con el Imperio Romano que culminó con la destrucción de la ciudad de Jerusalén y el Templo en el año 70 por las legiones de Tito, quedando destruidos  también los libros de genealogías.

    En el libro de Isaías (capítulo 53); el profeta anuncia al pueblo judío al Mesías como “Siervo sufriente”, describiéndose de manera clara la muerte de Yeshua y el motivo de su sacrificio expiatorio, (morir por nuestros pecados). Durante la charla le decíamos al amigo de Andrea: “¿No es muy simbólico que no se lea en las Sinagogas tradicionales el capítulo 53 de Isaías?”. Históricamente se ha conocido este capítulo en el campo teológico, como “la mala conciencia de las Sinagoga”. Algunos rabinos el ser cuestionados argumentan que “se refiere al pueblo judío”, pero cualquier persona sensata que lo lea, comprende inmediatamente que está hablando de una persona y no de un pueblo. También hablamos de muchas otras profecías mesiánicas, como Isaías 7:14,9:6, Daniel 9:26, Zacarías 12:10 etc.

     Segundo Punto:  ¿Por qué la necesidad de un Mesías? Judíos y gentiles tenemos que entender que todos somos pecadores. No podemos presentarnos delante de Dios en base a nuestras “buenas obras” o creyéndonos que somos “buenos” (como sucede con muchas personas), es necesario saber que Dios es santo y que el pecado nos aparta de su presencia; por este motivo es que nuestro pueblo en la antigüedad realizaba los sacrificios en el Templo, requiriendo siempre de un animalito –un cordero generalmente- como sacrificio para la expiación de los pecados (la Torá enseña que sin derramamiento de sangre no hay expiación de pecados). El Tanaj nos enseña y advierte que el Mesías tenía que venir dos veces. La primera para salvación y redención espiritual del pueblo, y la segunda para juicio contra la incredulidad y el pecado, así como para reinar en Israel como nuestro pueblo siempre le ha esperado (eso enseñan las Escrituras –que lamentablemente muchos judíos fuimos muy poco instruidos en ellas, y eso que somos “El pueblo del libro”). De ahí que sea completamente antibíblico esperar una era Mesiánica sin el Mesías.

    Tercer Punto: creo obligado agregar a mi experiencia en este viaje lo que dice la Boblia acerca del perfil de los hombres de los tiempos previos al retorno del Mesías, que como el lector podrá analizar, es muy parecido a personas que tú y yo vemos todos los días:

 

“...También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos. Porque habrá hombres amadores de sí mismos, blasfemos, ingratos, impíos, sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios, que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella; a éstos evita” (2 Tim. 3:1-5)

 

     En cuanto a esta persona que nos pidió los tres puntos acerca del Mesías, una vez concluida nuestra agradable e interesante charla y antes de despedirnos, nos pidió que la próxima vez que visitemos Argentina le avisemos con tiempo, ya que quiere organizar una reunión con un rabino y varias amistades de su comunidad para que hablemos de este tema e intercambiemos puntos de vista, a lo que con gusto le respondimos que así lo haremos si Dios lo permite.

     En lo personal considero que ya es hora de que les preguntemos cara a cara al liderazgo del judaísmo tradicional qué dicen las Escrituras acerca del Mesías. ¡No la tradición! ¡No el Talmud! ¡No la ley oral! ¿Qué dicen las Escrituras?.

     Llegó la hora de ser instruidos bíblicamente, pues como sentenció el propio Yeshua:. “Y conoceréis la Verdad… y la Verdad os hará libres”  (Juan 8:32). El Mesías no vino a cambiar nuestra religión milenaria. Vino a darle su cabal cumplimiento, a cumplir con todas aquellas promesas en las que esperaron patriarcas y profetas. ¡Así que prometemos volver a tomar el “Mate” con nuestros amigos en Argentina. ¡Shalom!

________________________

Myriam Levy es Secretaria General de la AJMM

e-mail: mlevys@hotmail.com