EL MESÍAS EN EL TANAJ
VI PARTE

Yolanda Guzik


Como hemos estado viendo en los capítulos anteriores el tema central de los libros del Tanaj lo constituye la venida del Mesías y el establecimiento de su Reino en toda la tierra. El objetivo de las antiguas profecías consistía en prepararnos para que cuando llegara el Mesías lo pudiéramos reconocer. Sin embargo, la tarea de los profetas no era fácil debido a varias razones. Primeramente, el Mesías no solamente debería ser un gran hombre, sino simultáneamente Dios, o sea, Dios-Hombre. Por lo tanto, los profetas tenían que revelar la naturaleza Divina del Mesías, pero formulando sus explicaciones de tal manera que no se diera motivo para el politeísmo, cuya tendencia tenían tanto los pueblos de la antigüedad.

 

El Rey David hace alusión del Mesías como Hijo de Dios en el Salmo 2:

 

?"Yo publicaré el decreto; El Señor me ha dicho: Mi hijo eres tú; Yo te engendré hoy. Pídeme y te daré por herencia las naciones, y como posesión tuya los confines de la tierra. Los quebrantarás con vara de hierro; Como vasija de alfarero los desmenuzarás. Ahora, pues, oh reyes, sed prudentes; Admitid amonestación, jueces de la tierra. Servid al Señor con temor, y alegraos con temblor. Honrad al Hijo, para que no se enoje, y perezcáis en el camino; pues se inflama de pronto su ira. Bienaventurados todos los que en él confían."

 

La parte más notable de este salmo es la verdad revelada por primera vez, que el Mesías es el Hijo de Dios.En este salmo David no estaba hablando acerca de él mismo, sino del Mesías; como todos sabemos el reinado de David se limitó a Israel, pero el reino del Mesías abarcará todas las naciones de la tierra, tal como menciona el salmo.

 

El libro de los Proverbios también nos habla de Dios y de su Hijo: "¿Quién subió al cielo y descendió? ¿Quién encerró los vientos en sus puños? ¿Quién ató las aguas en un paño? ¿Quién afirmó todos los términos de la tierra? ¿Cuál es su nombre, y el nombre de su hijo, si sabes?" (30:4) Este pasaje tan poco conocido es sin duda muy revelador y considero que sobran las explicaciones.

 

El profeta Isaías también nos habla del Mesías como Dios mismo: "Por tanto, el Señor mismo os dará señal: he aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel" (7.14). Emanuel significa D-os con nosotros, por lo tanto ese niño que nacería de forma sobrenatural, iba a ser D-os mismo.

 

Más adelante en el capítulo 9:6-7, Isaías nos vuelve hablar del Mesías como Dios mismo y dice así: "Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios fuertePadre Eterno, Príncipe de Paz. Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán límite, sobre el trono de David y sobre su reino, disponiéndolo y afirmándolo en juicio y en justicia desde ahora y para siempre. El celo del Señor de los ejércitos hará esto".

 

Pero también el profeta Daniel habla del Mesías como Hijo de Dios: "Seguí mirando en las visiones nocturnas, y he aquí, con las nubes del cielo venía uno como un Hijo de Hombre, que se dirigió al Anciano de Días y fue presentado ante El. Y le fue dado dominio, gloria y reino, para que todos los pueblos, naciones y lenguas le sirvieran. Su dominio es un dominio eterno que nunca pasará, y su reino uno que no será destruido."  Daniel 7:13-14

 

¿Habías leído antes estos textos?Continuará…

 

Nota: si nos has leído la parte I, II, III, IV, y V lo puedes hacer en nuestra página en la red www.ajmm.org.mx oprime el botón Chalutzim, donde encontrarás nuestra hemeroteca.

Yolanda Guzikes vice-presidente de la AJMM

email:  yolandaguzik@hotmail.com