ENTREVISTA
Con el rabino Manuel Hernández G.
Sinagoga "Yeshua Ben David", Guadalajara, México

Shoshana Rosenberg


Para el Messianic Times, segunda de dos partes.

CONTINUACIÓN¦

6) Cómo es la comunidad judía (tradicional) de México?

R.- Es muy especial y en cierto modo distinta a otras de la diáspora. Muy aferrada a las tradiciones y hermética en su organización, ajena en muchos sentidos del resto de la población, valga decir que los matrimonios mixtos por lo general no se dan y cuando suceden casi siempre son causa de distanciamiento comunitario en el futuro.

La población judía en la ciudad de México es de aproximadamente 70 mil personas, pero lo cierto es que ya con los matrimonios mixtos y los que viven alejados de la comunidad debe ser de entre 120 a 130 mil personas. En Guadalajara la comunidad judía ha disminuido en los últimos años y debe ser de unas 700 a 1000 personas y en Monterrey algo semejante. También hay presencia judía en Cancún, Tijuana y Acapulco, así como algunas familias en ciudades más pequeñas.

Y cuando digo comunidad judía me refiero a judíos, no a gentiles que pretenden hacerse pasar por “judíos” (inventándose historias absurdas e imposibles de probar).

 

7) ¿Cómo han afectado los hechos (o acciones) históricos de la iglesia católica a la comunidad judía en México?

R.- En la actualidad las relaciones están bien y hay respeto, sin embargo las cosas no fueron siempre así. Durante los primeros tres siglos (XVI al XVIII) en mi país, que entonces se llamaba “Nueva España”, la iglesia católica a través de la Santa Inquisición persiguió a los descendientes de los judíos españoles •conocidos como “conversos” o “marranos”• con una crueldad semejante a la de los nazis.

En 1528 quema vivos a Gonzalo de Morales y Hernando Alonso en la ciudad de México solo por ser judíos. En esa misma ciudad, el 8 de diciembre de 1596, quema en la hoguera a 46 miembros de la comunidad judía de Monterrey, acciones que además de horrorizar a todos los judíos del país (ya convertidos al catolicismo) los pocos que continúan con la fe mosaica lo hacen ya en absoluto secreto; aún así son descubiertos por la Inquisición a causa de las delaciones y no pocos de ellos llevados también a la Hoguera, sujetos a largos y dolorosos procesos y despojados de todos sus bienes.

Toda esta historia la narro detalladamente en mi libro “Entre la Cruz y la Hoguera. Sefarditas, conversos y anusim” (1992 y 2003): un libro que me abrió las puertas del mundo académico y de las bibliotecas de las grandes universidades del mundo (Hebrea de Jerusalén, Iberoamericana de Berlín, Oxford, Toronto, Harvard, Yale, Stanford, Chicago, Tulane, Columbia, UCLA, Princeton T.S. entre otras).

 

8.) Cómo empezaste a trabajar en el movimiento judío mesiánico?

R.- Ya quedó contestada anteriormente, aunque debo señalar que sin la ayuda de otros queridos hermanos y amigos de la AJMM no hubiera sido posible. En primer orden mi esposa Celia, así como Moisés y Yolanda Guzik, su hija Michelle, Myriam Levy, Rodolfo Aceves, Fernando Guzmán e Hilda Udinsky entre otros.

 

9) Empezaste la sinagoga en que trabajas ahora?

R.- Como ya dije, la inicié formalmente con la ayuda de otros creyentes el 18 de abril de 1987 y desde entonces he sido el rabino, aunque ya desde antes nos reuníamos pero no con regularidad y constancia, por lo que decidimos dar el paso de fe, salir de la iglesia cristiana e integrarnos al movimiento judeo mesiánico. Debo decirte que las críticas fueron muchas y en ocasiones muy duras, sobre todo del lado cristiano (pues no nos entendían).

 

 

10) Como ha respondido la comunidad judía con la presencia de la comunidad judía mesiánica?

R.- En lo que respecta a la comunidad tradicional de Guadalajara ha respondido con respeto y porque no decirlo, en muchos casos hasta con simpatía y afecto. Me reconocen como rabino ¿no es algo maravilloso?

El hecho de que yo no sea de origen judío el Señor lo ha suplido con su amor y gracia, pues han visto mi amor genuino para ellos y para todo el pueblo judío. Aunque debo decir también que la mitad de mi vida me la he pasado conociendo las creencias e historia de este pueblo del que ahora soy parte, que cuando se casaron mis hijos estudié una Maestría en Teología, lo que me ha permitido escribir 23 libros, muchos de ellos con temas relacionados al pueblo judío y al judaísmo.

Muchos judíos de la comunidad tradicional han estado presentes cuando he oficiado Bar o Bat Mitzvá, Pidión Haben, en las ceremonias de Hatzagá y Taharám, han visto a los novios bajo la Jupá o han celebrado con nosotros el Seder de Pesaj o alguna otra fiesta.

Se me pasaba contarte que también soy periodista, por tres décadas he ejercido ese oficio en los medios de comunicación, tanto en prensa escrita como en televisión y ocasionalmente en la radio, y siempre he defendido a Israel de todo ataque o comentario adverso, encontrando en la Biblia el mejor y más sólido recurso para avergonzar y confrontar a sus detractores, posición que me ha permitido ganarme el respeto y aprecio de muchos en la comunidad. Hay que sembrar para recoger ¿no lo crees?

 

11)  Cuales son los impactos que has visto en las comunidades judías y cristianas sobre el ascenso de judaísmo mesiánico en México?

R.- En las comunidades judías de la capital de mi país (México city) ha habido inquietud y temor. Esto principalmente a causa de grupos de evangélicos que se hacen pasar por “mesiánicos”, los que además de no ser judíos y cambiarse nombres y hasta apellidos, desobedecen la Escritura al judaizar gentiles y querer enrolar en su desviación a judíos, deshonrando a D-os con sus mentiras y trayendo vergüenza al movimiento.

Sin embargo el judío que conoce o que se va enterando de qué es realmente el judaísmo mesiánico su actitud es muy positiva. De hecho gracias a las oraciones de tantos años ya nació otra sinagoga mesiánica («Beth Shalom»), ahora en la ciudad de México bajo el liderazgo de José Gordon y Moisés Reznick, dos queridos hermanos que están honrando al Señor y siendo testigos fieles de su gracia entre la comunidad judía en la capital, con los que la AJMM tiene total fraternidad y amistad, por lo que considero que ese impacto irá creciendo pues el amor de D-os para su pueblo nadie lo puede apagar.

 

12) ¿Como es la cultura de los jóvenes mesiánicos en México?

R.- Bueno, debemos considerar que apenas tenemos una segunda generación (y varios de ellos están saliendo de la pubertad). La primera de este grupo y líder entre los jóvenes es Michelle Guzik, una creyente madura y muy firme en su identidad judía. Ella tiene una Licenciatura en idiomas y actualmente está perfeccionando su hebreo en Israel.

Creo que aunque son pocos todavía, son sólidos en su fe y en su origen judío. Yo les he enseñado y alentado tanto en la sinagoga como en la AJMM, que es necesario que todos nuestros jóvenes vayan a Israel a pasar temporadas, lo cual además de ayudarles en su formación, les identifica plenamente con su pueblo, cultura e idiosincrasia.

 

13) Que es lo que esperas ver para el futuro del judaísmo mesiánico en México?

R.- Yo espero que todos los judíos de mi país respondan al amor de D-os, por tanto, que van a creer en el Mesías YESHUA. Esas son las promesas que encontramos en la Biblia para la casa de Israel y sin duda que así sucederá, por eso veo un futuro espiritual promisorio.

 

 

 

14.) Si les pudieras dar algún consejo a los jóvenes de la comunidad mesiánica, que dirías?

R.- Recordarles que D-os les ama. Nadie que conoce o entiende este amor puede ser igual, que se concedan tiempo para leer la Biblia (toda) pues es el único sitio donde podemos conocer a D-os como él mismo se ha revelado. No podemos amar a quien no conocemos.

D-os reprueba la pereza, incluso la intelectual, y para poder conocerle debemos buscarle en las Escrituras con todo el corazón lo cual nos permitirá renovar nuestra fe y valores y de paso nos concederá una cosmovisión más amplia y generosa de la vida; una seguridad eterna que podremos compartir a otros. Una libertad interior que en un mundo hedonista, lleno de pruebas y tentaciones, nos permite decidir correctamente cuando decir sí y cuando no, pues como dijo YESHUA: “y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres”. Y donde está el Espíritu del Señor hay libertad ¡sean libres, amados de D-os! SHALOM.