Editorial


D-os es el D-os de la historia, interviniendo para concretar sus planes eternos durante milenios y siglos como ha quedado registrado y anunciado en la Biblia, ya que cuando decide hacer algo entre su pueblo, por pequeño que sea a nuestros ojos, pone en el corazón de los suyos sus planes y la guía de su Espíritu para concretarlos. Hace 30 años, nos inquietó para que escribiéramos una revista por parte de la Alianza de Judíos Mesiánicos de México. No sabíamos cómo hacerlo, y fuera del rabino Manuel Hernández ninguno tenía experiencia, pero teníamos lo más importante: ¡la bendición del Señor y la volun-tad para hacerlo!

     Tomamos a manera de ejemplo y modelo las revistas publicadas entonces por las Alianzas de Inglaterra y Estados Unidos. Nuestra inexperiencia y limitaciones quedaron de manifiesto en el primer número, publicado en el otoño de 1992, limitándonos a imprimir apenas cuatro páginas, con un tiraje de varios cientos de ejemplares, los cuales enviamos de manera gratuita a familias judías de diversas ciudades de México y otros países.

     Entre otras cosas decíamos a los futuros lectores: “Confiamos que Chalutzim sea instrumento de honra a nuestro Dios, no solo para los judíos mesiánicos, sino para nuestros hermanos que todavía no han reconocido en YESHUA al Mesías y aun para aquellos creyentes de origen gentil (cristianos) que aman genuinamente a nuestro pueblo”.

   Al poco tiempo aumentamos el contenido a ocho páginas y luego a doce, participando diversas personas, con artículos, reportajes y testimonios de cómo creyeron en YESHUA como el Mesías anunciado por D-os en el Tanaj. A todos les estamos agradecidos y rogamos al Señor para que les bendiga y recompense su trabajo.

     En estas tres décadas hemos visto al cincel de la historia esculpir los eventos que han marcado el curso de la humanidad posmoderna, desde múltiples ataques contra Israel, hasta los ataques terroristas contra las Torres gemelas de Nueva York y el Metro de Madrid. Testigos del transcurrir lineal de la historia, observamos con asombro e interés el cumplimiento gradual de la profecía divina preparándose todo para el retorno glorioso de YESHUA HA MASHIACH, un retorno que tomará por sorpresa a la inmensa mayoría de los habitantes del planeta.

     A una aldea global cuyos integrantes además de estar obsesionados por lo material y los placeres, han caído en una incredulidad cínica, en el menosprecio hacia lo divino y la Divinidad, reduciendo su sed interior a meros placebos terrenales pasajeros. El sociólogo francés Gilles Lipovetsky lo dice de manera precisa: “De la religión no se espera ya la salvación en el más allá, sino una vida subjetiva e intersubjetiva mejor aquí abajo”.

    Nada de esfuerzo y compromiso, todo se reduce a la satisfacción del ego, postura que el referido sociólogo describe en una frase lapidaria en otra de sus obras: “El esfuerzo ya no está de moda, todo lo que supone sujeción o disciplina austera se ha desvalorizado en beneficio del culto al deseo y de su realización inmediata” ¿Cómo obedecerá entonces la humanidad caída al llamado del Mesías?: “Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz y sígame” (Mat 16:24)..

    Quiera D-os, por tanto, guiarnos en lo que nos queda de camino de tal manera que esta revista sea instrumento de su amor y gracia para que judíos y gentiles que la lean, sean bendecidos y edificados con el mensaje eterno y salvífico del D-os de Abraham, Isaac y Jacob. SHALOM.