MEMORIAL: RONALD HUGH LEWIS (1930-2021)

Richard Harvey / Vicepresidente de la IMJA


Ronald H. Lewis nace el 13 de junio de 1930 en una familia judía ortodoxa bastante tolerante en el este de Londres, pero se crió en Gales, por lo que siempre se sintió más galés que inglés. Su abuelo paterno vino de Rusia. Ron asistió con su familia a la Congregación Hebrea Swansea, la sinagoga local, en la que recibió reducación laica y religiosa, perteneciendo también al grupo de jóvenes.

Su ‘bar mitzva’ fue un gran día, su voz se quebraba y tuvo que beber un huevo crudo en una copa de vino para su garganta. Su maestro lo ayudó en las notas cuando cantó la parashá. Después de su bar mitzvá dirigía algunos de los servicios de la sinagoga y cantaba la haftará.

Terminada la guerra la familia se traslada a Londres integrándose a la Sinagoga Liberal. Ron se convierte en secretario del grupo de jóvenes y decide convertirse en rabino. Estudia lenguas semíticas y filosofía en la Universidad de Cardiff junto a su amigo Norman Solomon (que se convertiría en un famoso rabino) y continuó sirviendo y predicando en la sinagoga.

En la universidad comenzó a divagar en su fe y cuestionó la religión. Bebió, jugó al póquer y pasó hambre. Se convirtió en la "oveja negra" de la casa y "mi padre me repudió y dijo kaddish", aunque Ron pensó que no lo decía en serio.

Después de su graduación, hace dos años de servicio militar en la Artillería Real, que en lugar de enviarle a Corea, le envía a Carlisle, donde se aburría asistiendo a reuniones cristianas y a un grupo de teatro. Después del servicio militar retorna a Londres donde trabaja en un banco. Los domingos iba a Speakers Corner en Hyde Park para escuchar a Donald Soper; un ministro metodista, pacifista y polémico que le ofrece a Ron una fe práctica relacionada con la vida cotidiana y sin una conversión dramática, por lo que llega a ver a Jesús bajo una nueva luz. Se une a la iglesia presbiteriana en la que es desafiado a ofrecerse para el ministerio ordenado y es aceptado, ¡a pesar de que un funcionario le dijo que parecía muy judío!

Obtiene su formación teológica en Westminster College, Cambridge y luego se casa con Doreen, a quien había conocido en Londres. Tuvieron dos hijos, Mac, que vive en Cambridge, y Kirsty, que vive en Australia. Una noche estaba predicando y un hombre le preguntó: "eres judío, ¿no es así?" Fue Heinz Leuner, Secretario de la IHCA para Europa. Heinz conecta a Ron con el canónigo Peter Schneider, quien lo ayuda a financiar sus estudios en Cambridge. Ron se une a la Alianza Internacional en 1958, encontrando un lugar donde podía compartir su “rareza" como judío y cristiano y llega a ser su Secretario Ejecutivo.

Se muda de Jarrow a Harlow, asiste a las reuniones del Comité de Finanzas y Propósitos Generales de la IHCA, al que se une en 1963. En 1964 se une además al comité de la Alianza Británica. Luego se convertiría en el Secretario Internacional de la IHCA (hoy IMJA), trabajando en estrecha colaboración con Harcourt Samuel, Irene Hyde y muchos otros, coordinando el trabajo de las Alianzas Nacionales, y representando a la Alianza en reuniones nacionales e internacionales tanto en la iglesia y foros teológicos, como en las relaciones judeocristianas y grupos de diálogo, siendo un puente entre el movimiento judío mesiánico joven y los hebreoscristianos que estaban en las iglesias principales, contribuyendo enormemente con su presencia, sabiduría, sentido del humor y ocasionales intervenciones fuertes y contundentes.

     Fue un placer pasar tiempo con Ron en trenes, aviones y automóviles, ya que frecuentemente viajamos juntos en el Reino Unido y el extranjero. Vi a Ron en una variedad de contextos, relacionarse con jóvenes y ancianos, judíos y gentiles, y con todos los matices del judío cristiano. Su pasión por el baile escocés, el jazz y una buena broma judía le caracterizaron. Su formación en la sinagoga como en la iglesia significó que sabía bien cómo organizar y dirigir una reunión, predicar de manera relevante y útil, responder a las preguntas más difíciles con una sonrisa y humor modesto. En lo personal encontré muy útiles sus recuerdos y anécdotas, ya que él era verdaderamente un vínculo con la generación anterior.

¡Ron, te extrañaremos mucho! Diste a la Alianza mucho de tu tiempo, tus talentos y tu temperamento. Nos regocijamos de que estés ahora con tu Mesías, y oramos para que tu familia sea consolada en su dolor y damos gracias por todo lo que hiciste entre nosotros. Disfruta ahora tu merecida recompensa: "Un israelita en verdad, que descubrió que Yeshua era su rabino y en quien no había engaño".