MEDITANDO EN LA SINAGOGA
GOBIERNOS DE UTILERÕA
Ņ*PREPARANDO EL CAMINO AL ANTIMESÕAS?*

M.T. Rabino Manuel HernŠndez G.


El panorama que presenta el mundo pol√≠tico actual es deprimente. La mayor√≠a de los l√≠deres, presidentes, primeros ministros y dem√°s, son apenas producto de la mercadotecnia, por cierto una mercadotecnia vulgar y populista, ajenos en su mayor√≠a al compromiso social y la capacidad para los importantes cargos que detentan. El estadista est√° lejano a ellos. Se basan en las encuestas de popularidad y no en el conocimiento e inter√©s por el bienestar y futuro de sus pueblos. Su mirada es corta y ego√≠sta, su perfil se ajusta a la descripci√≥n que hiciera el fil√≥sofo argentino Jos√© Ingenieros: "Pol√≠ticos sin verg√ľenza hubo en todos los tiempos y bajo todos los reg√≠menes; pero encuentran mejor clima en las burgues√≠as sin ideales. Donde todos pueden hablar, callando los ilustrados; los enriquecidos prefieren escuchar a los m√°s viles embaidores. Cuando el ignorante se cree igualado al estudioso, el brib√≥n al ap√≥stol, el boquirroto al elocuente y el burd√©gano al digno, la escala del m√©rito desaparece en oprobiosa nivelaci√≥n de villan√≠a..." (El Hombre Mediocre, Ed. Mexicanos Unidos, p√°g. 154).

Si volteamos hacia Estados Unidos hace tiempo que su pol√≠tica exterior carece absolutamente de inter√©s por el pr√≥jimo. Las √ļltimas administraciones se han convertido en simples grupos que creen tener "el mundo entero a su servicio". Falsos e indolentes en sus discursos, pueblos y naciones son simples piezas de un ajedrez.

Desde hace mucho tiempo en sus billetes aparece la leyenda "In God we trust" "En Dios confiamos" (nuestros negocios), que a como marchan las cosas debieran ya cambiar por "In Mammón we trust". Y es que la fe de judíos y cristianos NO se centra en los negocios ni en la prosperidad terrenal. Puede ser realidad en ciertos casos de creyentes a los que D-os bendice para que puedan honrarle apoyando su obra y ayudando al prójimo. Sí, porque la esencia de nuestra fe radica en el amor, un amor en dos direcciones, hacia el cielo y hacia nuestro lado.

En el conocido serm√≥n del monte, Yeshua hace un midrash sobre lo que es la fe jud√≠a: "Yeshua le respondi√≥: El primer mandamiento de todos es: Oye, Israel; el Se√Īor nuestro Dios uno es. Y amar√°s al Se√Īor tu Dios con todo tu coraz√≥n, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el primer mandamiento. Y el segundo es semejante: Amar√°s a tu pr√≥jimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que √©stos" (Mar 12:29-31)

¬ŅC√≥mo podr√≠an la mayor√≠a de los actuales gobiernos cumplimentar con los mandatos divinos, si no aman a Dios y el pr√≥jimo no les interesa en absoluto? Y cuando afirmo que la mayor√≠a estoy dejando a salvo el honor de aquellos pocos que realmente aman a sus pueblos (que son una minor√≠a, una especie en peligro de extinci√≥n).

La complicidad de un gran sector de los medios de comunicaci√≥n en todo esto es lamentable, porque adem√°s de "tapar" la maldad de gobiernos fr√≠volos y corruptos, impide que los pueblos oprimidos, saqueados y desatendidos en sus necesidades se enteren realmente de lo que sucede, de tal forma que dineros y recursos p√ļblicos (ll√°mese petr√≥leo, minerales, bosques, agua, etc.) son robados con total impunidad sin que esos dineros palien aunque sea un poco las muchas necesidades sociales.

En la antig√ľedad los profetas de Israel se encargaban de se√Īalar la corrupci√≥n de gobernantes, l√≠deres religiosos y dem√°s privilegiados que oprim√≠an a sus hermanos y les manten√≠an en la pobreza espiritual y material m√°s espantosa. Permitamos entonces que aquellos hombres enviados por D-os nos hablen de nuevo:

-"Porque los gobernadores de este pueblo son enga√Īadores y sus gobernados se pierden...

¬°Ay de los que dictan leyes injustas, y prescriben tiran√≠a, para apartar del juicio a los pobres, y para quitar el derecho a los afligidos de mi pueblo; para despojar a las viudas, y robar a los hu√©rfanos! ¬ŅY qu√© har√©is en el d√≠a de castigo"?" (Yeshaya-Isa√≠as 9:16, 10:1-3).

-"O√≠d esto, los que explot√°is a los menesterosos, y arruin√°is a los pobres de la tierra, diciendo: ¬ŅCu√°ndo pasar√° el mes y venderemos el trigo; y la semana, y abriremos los graneros del pan, y achicaremos la medida y subiremos el precio, y falsearemos con enga√Īo la balanza, para comprar los pobres por dinero, y los necesitados por un par de zapatos, y venderemos los desechos del trigo? Yahw√©h jur√≥ por la gloria de Jacob: No me olvidar√© jam√°s de todas sus obras..." (Am√≥s 8:4-7)

- "O√≠d ahora esto, jefes de la casa de Jacob, y capitanes de la casa de Israel, que abomin√°is el juicio, y pervert√≠s todo derecho; que edific√°is a Sion con sangre y a Jerusal√©n con injusticia. Sus jefes juzgan por cohecho y sus sacerdotes ense√Īan por precio, y sus profetas adivinan por dinero, y no se apoyan en Yahw√©h..." (Mija-Miqueas 3:9-11).

Adem√°s de ser hombres escogidos por Dios con una vida espiritual plena y profunda, eran hombres entendidos de los sucesos nacionales e internacionales (como es el caso de Isa√≠as y Jerem√≠as), de las m√ļltiples necesidades sociales y c√≥mo entre gobernantes y clases pudientes les oprim√≠an sin misericordia alguna.

Ante el silencio cómplice del liderazgo religioso, D-os levantó a los neviím (profetas) para hacer saber a todos de su indignación ante la opresión social; para dar a conocer que esa fe sin amor y misericordia era rechazada por él, comparando a los líderes de Israel con los de la juzgada Sodoma:

-"Pr√≠ncipes de Sodoma, o√≠d la palabra de Yahw√©h; escuchad la ley de nuestro Dios, pueblo de Gomorra. ¬ŅPara que me sirve, dice Yahw√©h, la multitud de vuestros sacrificios? Hastiado estoy de holocaustos de carneros y de sebo de animales gordos; no quiero sangre de bueyes, ni de ovejas, ni de machos cabr√≠os...

Lavaos y limpiaos; quitad la iniquidad de vuestras obras de delante de mis ojos; dejad de hacer lo malo; aprended a hacer el bien; buscad el juicio, restituid al agraviado, haced justicia al huérfano, amparad a la viuda.   (Isaías 1:10,11,16.17).

Situaci√≥n semejante o peor, es la que nos ofrece la geopol√≠tica mundial en la era posmodernista, posmoralista y posteista. ¬ŅC√≥mo podr√°n los l√≠deres pol√≠ticos buscar y ofrecer soluciones reales a sus pueblos si no creen en D-os o su Nombre bendito es apenas para ellos una mera tradici√≥n familiar o social? Si de D-os nos viene el amor, es imposible que estos individuos descre√≠dos puedan sentir realmente amor por su pr√≥jimo, es decir, sus gobernados.

El soci√≥logo franc√©s Gilles Lipovetsky describe con simplicidad lo que sucede en el mundo posteista, un mundo sin asideras ni anclas: "Desaparecida la fe en la "mano invisible", disipada la creencia en las leyes escatol√≥gicas de la historia, la salida est√° en la salvaci√≥n por el estado" (El crep√ļsculo del deber, Ed. Anagrama, p√°g 16) ¬ŅSalvaci√≥n por el estado? ¬°Uf...!.

Para la mayor√≠a de los pol√≠ticos en el poder, las palabras de esperanza ante las muchas necesidades de sus pueblos obedecen a las siguientes elecciones o a la baja de popularidad, pero jam√°s a un inter√©s genuino. Sin D-os es imposible. La generaci√≥n europea de la posguerra lo corrobor√≥ en carne propia bajo un humanismo ateo que les aisl√≥ e hizo de cada individuo un mundo √ļnico.

Entre el pueblo mexicano hay un refrán que dice que "la cuchara saca de la olla lo que hay dentro". No podemos esperar buenos líderes políticos en sociedades donde se dice que creer en D-os es propio de ignorantes y fanáticos (lo cual es falso), pues no distinguen entre el creyente real y el nominal. Así que los gobiernos se forman con lo que la cuchara saca de la sociedad, y por lo que se ve se extrae lo peorcito.

Lejos han quedado los días en que se buscaba el perfil del estadista para ocupar la presidencia o el cargo de primer ministro. Hoy el hablador, el blofero, el mentiroso enlodan a todos para salirse con la suya. Como escribía hace un siglo Ingenieros (1913): "Lo que antes era signo de infamia o cobardía, tórnase título de astucia; lo que otrora mataba, ahora vivifica, como si hubiera una aclimatación al ridículo; sombras envilecidas se levantan y parecen hombres; la improvidad se pavonea en vez de ser vergonzante y pudorosa... Las jornadas electorales conviértense en burdos enjuagues de mercenarios o en pugilatos de aventureros" (Ibid, pág. 150).

El panorama mundial es adverso. Los recursos naturales se agotan mientras que los gobernantes viven en el derroche, el saqueo y el endeudamiento a sus pa√≠ses, convirtiendo en futuros esclavos a sus ciudadanos (cuidando muy bien que no lo sepan, instrumentando diversas pol√≠ticas p√ļblicas: desde rebajar el nivel educativo, hasta manipular con la complicidad de los diversos medios de comunicaci√≥n, la realidad que se vive sumiendo a las masas en fantas√≠as).

En M√©xico, por se√Īalar un caso, la deuda p√ļblica creci√≥ de 4 billones 63,344 millones de pesos en 2008, a 7 billones 993,011 millones en 2012, reci√©n lo se√Īal√≥ el Congreso federal (Diario Milenio, 26/abril/2012). En Francia un presidente propenso a la mentira hace cuanto puede para aferrarse al cargo. En Italia, el ex primer ministro Silvio Berlusconi durante su mandato vivi√≥ en fiestas y esc√°ndalos sexuales, mientras su pueblo era sumido "¬ďsin enterarse- en la pobreza. Grecia fue enga√Īada y los indicadores econ√≥micos fueron falseados por su gobierno para obtener mayores pr√©stamos del exterior. En su extrav√≠o y frivolidad gastaron una fortuna (con dinero prestado) para hacer unos juegos ol√≠mpicos, y como no les fuera suficiente, los l√≠deres sindicales aportaron lo suyo exigiendo prestaciones muy por encima de las capacidades econ√≥micas del pa√≠s, al cual sumieron en la peor crisis de su historia.

Al presidente del Fondo Monetario Internacional (Dominique Strauss-Khan) le buscaron su lado d√©bil mont√°ndole un esc√°ndalo medi√°tico para eliminarle de la candidatura a la presidencia de Francia y aprovechar para poner en el FMI a una persona a modo. El panorama pues es grave y poco promisorio ¬ŅQu√© nos dice todo esto? Las Sagradas Escrituras nos advierten al respecto de un personaje siniestro que aparecer√° justo antes del retorno del Mes√≠as. Me refiero al "antimes√≠as" o "anticristo" como le conoce la cristiandad.

Ante el descuido de muchos padres para instruir a sus hijos en el conocimiento de la Palabra de D-os, el perfil y personaje mencionado les resulta en absoluto desconocido. De hecho les puede sonar a fantasía, cosa que no sucede con judíos y cristianos que conocen las Escrituras pues saben que todo lo que D-os ha dicho es verdad y todo se cumple fielmente (lo crea o no el ser humano).

La inexistente calidad moral y la nula capacidad pol√≠tica en la mayor√≠a de los l√≠deres pol√≠ticos en el mundo est√° preparando el camino para "el antimes√≠as", allan√°ndole el paso. A como van las cosas: con una econom√≠a colapsada y una violencia cada vez m√°s sangrienta, llegar√° el momento que los pueblos pedir√°n a gritos por un l√≠der pol√≠tico que ponga orden. La Biblia lo advierte que ser√° entonces cuando aparezca el impostor (que enga√Īar√° a las masas que le seguir√°n creyendo que es el "mes√≠as"), cuando se escuchen estas palabras: "PAZ Y SEGURIDAD". La Escritura dice "...que cuando digan: Paz y seguridad, entonces vendr√° sobre ellos destrucci√≥n repentina, como los dolores a la mujer encinta y no escapar√°n" (1 Tes 5:3).

¬ŅPor qu√©?, simplemente porque se trata del gran impostor de todos los tiempos a quien Yeshua, el Mes√≠as anunciado por patriarcas, profetas y ap√≥stoles, el que ya vino para redimirnos y vendr√° de nuevo para reinar sobre Israel y todas las naciones; vencer√° a este malvado, concluyendo con un texto prof√©tico que nos muestra el final de nuestra era pol√≠tica y religiosa: "...Y entonces se manifestar√° aquel inicuo (antimes√≠as), a quien el Se√Īor matar√° con el esp√≠ritu de su boca, y destruir√° con el resplandor de su venida; Inicuo cuyo advenimiento es por obra de Satan√°s, con gran poder y se√Īales y prodigios mentirosos, y con todo enga√Īo de iniquidad para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos" (2¬™ Tes 2:8-10). ¬ŅCu√°ndo ser√° esto? No lo sabemos, pero si nos atenemos al cuadro pol√≠tico mundial, quiz√° los d√≠as de su cumplimiento no est√©n lejanos. Shalom.


El rabino Manuel Hernández Gómez, es consejero espiritual de la AJMM. Es Abogado (Universidad de Guadalajara) tiene además Licenciatura y Maestría en Teología por la Universidad FLET de Miami. www.mhernandez.com.mx

e-mail: mahergo50@hotmail.com