EL MESÍAS EN EL TANAJ

Lic. Yolanda Guzik


En esta ocasión quiero compartirles otras dos  profecías bíblicas que el Señor nos dejó para que podamos reconocer a Mashiach: D-os nos dice a través del profeta Miqueas, el lugar exacto del nacimiento del Mesías: Belén de Judá, la misma ciudad que fue testigo del nacimiento del rey David. "Pero tu Belén Efrata, pequeña para estar  entre las familias de Judá, de ti me saldrá el que será Señor en Israel; y sus salidas son desde el principio, desde los días de la eternidad". (5:2)

Como bien sabemos, Yeshua mismo nació en Belén, ya que por un edicto del emperador romano Augusto César, todos los judíos debían de ser censados en su lugar de origen, por lo que Yosef y Miriam que vivían en otro lado tuvieron que desplazarse de Nazaret (en Galilea) a dicha ciudad, ya que los dos eran originarios de Belén.

En la actualidad Belén es una ciudad controlada por Palestina en la región conocida como Cisjordania; situación que se remonta a diciembre de 1995, ya que de entonces a la fecha se encuentra administrada por la Autoridad Palestina. Conforme a las Escrituras, que son la base y sustento de muestra fe judía, se han preguntado acaso muchos de nuestro pueblo que aseguran que el Mesías todavía no ha venido: ¿Si el Mesías no ha nacido todavía, cómo podría en la actualidad nacer en una ciudad Palestina si la Biblia establece que en Belén de Judá? ¿No es un absurdo acaso?

Por otro lado, este mismo versículo de Miqueas nos habla de la existencia eterna del Mesías: "…de ti me saldrá el que será Señor en Israel; y sus salidas son desde el principio, desde los días de la eternidad"  Interesante, ¿no crees?

Ahora hablemos del Rey David: como sabemos él fue un hombre que amaba a   D-os con todo su corazón y fue lleno de su Santo Espíritu, de tal forma que a través de los salmos que él compuso también podemos ver y conocer profecías mesiánicas que nos dejan más claro el perfil del Mesías.

Y por si alguien duda que el Espíritu Santo era y es una realidad en el Tanaj, veamos lo que dice este inspirado libro divino acerca del rey David: "Dijo David hijo de Isaí, Dijo aquel varón que fue levantado en alto, el ungido del Dios de Jacob, el dulce cantor de Israel: El Espíritu de Adonai ha hablado por mí, y su palabra ha estado en mi lengua. El Dios de Israel ha dicho… Habrá un justo que gobierne entre los hombres…" (2 Samuel 23:1-3)

Por esto es que David, hablando proféticamente por guía del Santo Espíritu de D-os, pudo decir acerca del Mesías que siglos después vendría de su linaje: "Porque perros me han rodeado; Me han cercado cuadrilla de malignos; Horadaron mis manos y mis pies. Contar puedo todos mis huesos; Entre tanto, ellos me miran y me observan. Repartieron entre sí mis vestidos, y sobre mi ropa echaron suertes." (Salmo 22:16-18)

Como todos sabemos, nunca horadaron las manos ni los pies del rey David, pero como también todos sabemos a Yeshua le clavaron sus manos y sus pies a un madero, cumpliéndose así lo dicho por el rey David. Además y como estaba profetizado, los soldados romanos repartieron los vestidos de Yeshua y tomando su túnica la rifaron entre ellos para  ver de quién sería. (Juan 19-23,24). Te invito a leer todo el Salmo 22, pues como tú comprobarás es un texto muy revelador que detalla perfectamente las últimas horas de Yeshua en la cruz.
____________________

Yolanda Guzik es Secretaria Ejecutiva de la AJMM
Email:  yolandaguzik@hotmail.com