UN MILAGRO
Para un sobreviviente del Holocausto

Myriam Levy-Chernoff


En julio del 2014 la YMJA (Young Messianic Jewish Alliance), órgano de la Alianza Americana; organizó un viaje de dos semanas a Europa del Este. Durante la segunda parte del viaje fuimos a Bielorrusia, que forma parte de la antigua Unión Soviética. Los sobrevivientes del Holocausto que visitamos, eran personas de muy avanzada edad, entre los 80 y 90 años.

En general, Bielorrusia perdió 800,000 judíos durante el Holocausto. En este sitio (Minsk), tuvimos el privilegio de conocer a Leonid Rubinstein, un sobreviviente del Holocausto de 87 años de edad, que perdió a toda su familia en esos años de horror y barbarie.

En el número anterior narramos su historia y los esfuerzos de Leonid por encontrar algún pariente alrededor del mundo, como también narramos como a través de nosotros (YMJA/MJAA) tuvimos por fin contacto con uno de sus parientes en Estados Unidos a finales del año 2014. Encuentro telefónico con el que retomamos el diálogo y el relato:

- Entrevistadora: Voy a enviarle en este momento una foto y por favor dígame si reconoce a las personas.

[Esperando el correo para enviar... actualizar... recibiendo]

- Evan: "¡Oh! Es mi abuelo Mike y la abuela Tam! He visto esa foto antes!!!

- Entrevistadora: "Wow! eso es increíble!! ¿Puedo enviar una foto más?"

- Evan: Seguro!

Mis manos temblaban, pero de alguna manera me las arreglé para enviar a Evan la segunda foto.

- Evan: "Esa es la foto de su boda! He visto esa foto, también."

Evan y yo hablamos durante una hora aproximadamente. Lamentablemente, Tamara falleció en el 2010 y la madre de Evan falleció en el 2011. Sin embargo, su tío Roy, acaba de mudarse de Nueva York y era el "historiador" y patriarca de la familia. Evan me animó a escribir todo lo ya acontecido y se lo mande en un mail, que él enviaría a Roy y también me dijo que compartiría esta información con sus hermanos.

En el otro lado del mundo, localizamos a Leonid para compartirle esta maravillosa noticia. Escuchó tranquilamente, y después las lágrimas comenzaron a deslizarse sobre su cara. "¡Increíble, increíble!", Su última comunicación con Tamara y su madre fue en 1946. Leonid nos dijo que después, había tratado de restablecer vínculos con sus familiares ya que Bielorrusia se independizo de la Unión Soviética en 1991.

Ahora, en esta nueva oportunidad de contactarlos, no quiso perder tiempo, por lo que inmediatamente le escribió una carta a Roy. Unos días más tarde, recibí un maravilloso correo de Roy, tío de Evan (y primo de Leonid). Roy confirmo algunos otros detalles claves que Leonid había compartido conmigo sobre sus parientes, por lo que efectivamente, era la familia que habíamos estado buscando!!!

Una reunión por Skype

Una maravillosa conferencia se llevó a cabo el 11 de enero de 2015. Participantes: (4 equipos)

Minsk, Bielorrusia: Leonid Rubinstein, su hijo, Vlodiya Rubinstein, Roma (traductora), Tanya (voluntaria de la congregación, que se preocupa por Leonid).

Boca Raton, FL: Roy y Marcia Klein

Atlanta, GA: Stewart & Winograd Chantal

Chicago, IL: La entrevistadora con su familia

Por primera vez se verían cara a cara! Momentos emotivos y especiales se vivieron. Leonid comenzó inmediatamente mostrándoles fotografías de sus familiares, cubriendo toda la pantalla con cada imagen.

La magnitud de todo lo que había sucedido fue capturada en este sencillo acto cuando Roy fue identificando las fotografías de Leonid. Estábamos todos callados, apreciando la importancia de estos momentos.

Leonid no perdió tiempo en invitar a sus familiares: "me gustaría invitarlos a venir a Minsk para abrazarlos. Quiero llevarlos a conocer el ghetto y mostrarles donde sus bisabuelos, tíos, tías y primos murieron. También invito a la entrevistadora y a sus padres"

Leonid también les compartió que escribió un libro donde detalla sus experiencias durante el Holocausto. Roy le dijo que lo pensaba ayudar a traducirlo al inglés, y a Leonid le gustó la idea! Su única petición fue que se obsequie gratuitamente, porque él no podía imaginar hacer dinero con el Holocausto. Ya para despedirse de la conferencia, Roy le dijo a Leonid que estaba sin palabras, y que como abogado y orador público, raramente se quedaba sin palabras. Le explicó que tenía mucho que procesar.

¡EL ENCUENTRO ANHELADO!

Junio 18, 2015 Aeropuerto de Bielorrusia.

Estoy tan emocionada de poder compartir esto con ustedes! Cuando entré al aeropuerto, mi corazón comenzó a palpitar rápidamente, realmente no podía creer que este momento había llegado, el día en que Leonid había estado soñando durante más de 60 años; el día que habíamos esperado, después de haber investigado y orado durante el último año y ahora D’osnos hacia el milagro de reunir físicamente a Leonid Rubinstein con su familia.

Cuando vi a Leonid allí de pie junto a un pilar, esperando con orgullo conocer a su familia, me llamó la atención el hecho de que él se veía 10 años más joven que cuando yo lo había visto hace 2 días. Es increíble como el gozo en el corazón de una persona puede afectar su aspecto exterior! Vlodiya, hijo deLeonid, también estaba allí. Más personas comenzaron a llegar: la traductora, el rabino y su esposa, periodistas, etc. Todos estábamos en un semicírculo, frente a las puertas de cristal, esperando que llegara de Estados Unidos la familia de Leonid.

Después de varios minutos, finalmente pudimos ver a Jason, Evan, Michelle, Kim, Ron y Zach. Leonid, fue abrazándolos a todos, con lágrimas en sus ojos. Después de varios minutos más de abrazos y presentaciones, se tomaron una foto familiar y después nos fuimos a celebrar con una deliciosa cena en un bonito restaurant en Minsk.

Durante la cena Leonid les dirigió estas palabras: "No hablaré aquí de la tragedia que tuvo lugar en Minsk en el ghetto. Incluso no diré ahora como muchos de nuestros parientes murieron. Hoy es un día de alegría! En mi mesa en casa, siempre he tenido más amigos que familiares. Y hoy, tengo 8 personas que son mis parientes, y sinceramente, es todavía difícil para mí creer que están aquí de esas lejanas tierras en América. Mis queridos familiares! Mañana, voy a compartir acerca de las cosas trágicas, pero hoy, le deseo salud y felicidad para todos."

Como se pueden imaginar, pudiera escribir muchas hojas detallando lo vivido, pero el espacio me hace falta, pero quiero agradecer a D’os que gracias a su ayuda pudimos ser partícipes de una historia de mucho dolor que terminó con gran alegría al ver cumplido un sueño que parecía imposible! Leonid falleció al poco tiempo de reencontrarse con su amada familia, bendecimos su memoria de este honorable hijo de Israel. Y esperamos que esta historia de la vida real nos muestre el amor y poder de D’os para edificación también de todos los que la lean.

Ponemos también a disposición de los lectores de Chalutzim un video de 6:00 en que la televisión de Bielorrusia dedicó a este milagroso encuentro familiar: