UN JÓVEN JUDÍO MESIÁNICO Y SUS RETOS

Myriam Levy-Chernoff


Entrevista con JOEY STEPAKOFF

P.-Cómo te llamas, cuántos años tienes y dónde vives?

R.- Mi nombre es Joey Stepakoff, tengo 23 años y vivo en Palm Harbor, Florida.

P.-Dinos, como es que te integraste al Judaísmo Mesiánico?

R.- Nací en este movimiento y aunque fui criado toda mi vida en una sinagoga mesiánica dirigida por mis padres, te aseguro que esto no garantizó mi futuro como judío mesiánico, la fe no es realmente fe si no la haces tuya. Mi fe se hizo realidad cuando tenía 19 años, en el verano del 2016 en la Conferencia “Messiah” organizada por la MJAA (Messianic Jewish Alliance of America), donde tuve un encuentro con D’os de una manera que nunca antes había sucedido. Se encendió algo dentro de mí que unió para siempre mi corazón no solo con D’os mismo, sino también con lo que está haciendo hoy en día con su pueblo, mi pueblo, Israel.

 

P.-Comparte con nosotros cuales son los principales retos y desafíos a los que te enfrentas siendo un joven adulto judío mesiánico?

R.- Hay un llamado único en mi vida para estar entre esa parte del pueblo judío que sabe que Yeshua es el Mesías. Definitivamente es un desafío, y esto es cierto para todos los jóvenes, tanto judíos como no judíos, que tienen el llamado en el judaísmo mesiánico. Como joven judío mesiánico, tengo la gran responsabilidad de vivir en congruencia a ese llamado que es muy importante, y alcanzar a mis hermanos judíos con las Buenas Nuevas del Mesías Yeshua. Provenimos de la antigua nación de israelitas, la nación que fue la primera en la historia humana en ser testigo de que D’os se revelara como nunca antes. Es la misma nación de personas que fueron testigos de ver a Yeshua transitar por la Tierra y escuchar su mensaje de salvación.

Los judíos hemos tenido el privilegio de tener la tarea de recibir y guardar la Palabra de D’os a lo largo de los siglos, y esta tarea no solo incluía las escrituras del Tanaj, sino también del Brit Hadasha y vemos a Yeshua descrito en todas las Escrituras.

Él es el Mesías prometido a nuestro pueblo en la antigüedad y aunque debemos de decir que vino para la salvación del mundo entero, primero vino a sus hermanos de la casa de Israel. Así estaba escrito.

Parte de mi deber como joven judío mesiánico es aumentar mi conocimiento de las Escrituras ¿Por qué? ¡Para alcanzar a mi pueblo! Yo, como muchos otros jóvenes judíos mesiánicos, debemos ser capaces de relacionarnos cultural y religiosamente con la comunidad judía.
¡Cada vez es más común el conocimiento de que las Escrituras del Brit Hadasha fueron escritas por personas judías! Los primeros seguidores del siglo primero vieron las promesas de D’os cumplidas en el Mesías Yeshua. No vieron a Israel reemplazado ni una nueva religión creada. Más bien, fueron testigos de las promesas cumplidas y anunciadas por nuestros Patriarcas, y proclamaron que lo más judío que un judío pudiera hacer, es creer en Yeshua, nuestro Mesías.

 

P.-Que opinas del Judaísmo Mesiánico en el futuro?

R.- Ser un joven adulto en el movimiento judío mesiánico conlleva una gran responsabilidad espiritual. El futuro avivamiento de este movimiento está en manos de los jóvenes mesiánicos. El llamado de D’os es irrevocable y, por lo tanto, hay una necesidad divina de mantener este fuego encendido.

   Puedo hablar de esto porque yo mismo pertenezco a un pueblo cuya historia desafía todas las formas de lógica y cuya formación se remonta a Abraham.

Desafortunadamente, es increíblemente fácil para los jóvenes alejarse del mensaje del Evangelio y este movimiento del Espíritu del D’os. Me aventuraría a decir que la mayoría de mi generación no quiere tener nada que ver con D’os. Pero también creo que yo, como muchos otros jóvenes mesiánicos, hemos sido puestos a propósito en esta difícil posición, ya que la luz brilla más en la oscuridad y D’os es grandemente glorificado en la victoria.

   Yeshua habló dos profecías increíbles en el Brit Hadasha (Nuevo Pacto) que ambas se han cumplido:

 

“De la higuera aprended la parábola: Cuando ya su rama está tierna, y brotan las hojas, sabéis que el verano está cerca”. Mateo 24:32

 

“Y caerán a filo de espada, y serán llevados cautivos a todas las naciones; y Jerusalén será hollada por los gentiles, hasta que los tiempos de los gentiles se cumplan". Lucas 21:24

 

   Si esto es cierto (que lo es), entonces el judaísmo mesiánico es el movimiento más importante en este momento de lo que ocurre en el mundo. Somos un testimonio de la bondad de la Palabra de D’os hablada a través de nuestro Mesías. Esto es especialmente importante para nosotros los jóvenes, teniendo en cuenta que seremos nosotros los que llevemos este movimiento a donde está proféticamente destinado a ir en el futuro, en línea con nuestro único llamado de D’os. Dicho esto, este es un trabajo tanto para los jóvenes como para los mayores, ya que no se convertirá en una "batalla de generaciones", sino que alentará y requerirá cooperación:

 

"Y después de esto derramaré Mi Ruach (Espíritu) sobre toda carne: y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros ancianos soñarán sueños, y vuestros jóvenes verán visiones".  Joel 2:28

 

   Todo el mundo conformado de creyentes, realmente necesita prestar atención y predicar sobre lo que D’os está haciendo con Israel, porque estos son los últimos días. Como se profetizó hace mucho tiempo, el Señor está reuniendo las ovejas perdidas de la Casa de Israel. Y vale la pena señalar que el ancla principal del anuncio profético se encuentra dentro de la sinagoga mesiánica.

   El despertar espiritual de Israel es el único avivamiento actual que se puede leer en la Biblia. Esto es vital porque claramente le dice a los jóvenes como yo que D’os no ha terminado con Israel. Es aquí donde criaremos y formaremos a nuestros hijos y a los hijos de nuestros hijos, mientras vivimos activamente la vida del Nuevo Pacto en el Mesías... hasta el día en que Él regrese. Vemos delante de nuestros ojos que está ocurriendo el cumplimiento profético, no querrás salir de él, pero sí no estás, ¡entra!

   Entendemos que es fácil perder de vista la visión, especialmente para los jóvenes mesiánicos, por lo que todos debemos recordar que esta es nuestra vocación, permanezcamos en línea con el plan profético de D’os.

   Sin embargo nos alienta que nuestra fe crece gradualmente entre la comunidad judía tradicional, especialmente en Israel. Podemos debatir si se debe al creciente conocimiento del judaísmo de Yeshua, el trabajo caritativo que realizan organizaciones como Joseph Project, el desarrollo de la profecía de D’os o una combinación de todo esto y más.

   Y mientras esperamos ansiosamente su regreso, aunque no sabemos el día ni la hora precisamente, sabemos que está cerca. Por lo tanto, nosotros como judíos jóvenes debemos seguir adelante, siendo fieles a la visión y a nuestro llamado. Debemos seguir corriendo la carrera, llevando la antorcha judía mesiánica hacia adelante, para la salvación y restauración espiritual de Israel.

Ahora estamos más cerca que nunca. ¡El avivamiento ha comenzado!

 


Myriam Levy es presidente de la AJMM y vicepresidente de la IMJA

Email: mlevys@hotmail.com