MUJERES JUDÍAS
ESPERANZA EN LA TORMENTA

Rebbetzin Celia C. De Hernández


En una revista que me prestaron, leí algo escrito por un escritor argentino quien dijo esta frase:“¡No te des por vencido ni aun vencido!”. Algunas veces en las cosas y retos de este mundo tal afirmación resulta cierta, pero la realidad es que solamente en el Señor somos más que vencedores por medio de Aquel nos amó,que nos amó tanto, que nos dio vida eterna y una total victoria por medio de su sacrificio redentor en la cruz del Monte Calvario.

   El apóstol Pablo conocía el valor de no darse por vencido a través de la obra y ayuda del Espíritu Santo, su vida de amor, entrega y compromiso por las almas fue probada repetidamente, por eso cuando escribió “tengamos un fortísimo consuelo los que hemos acudido para asirnos de la esperanza puesta delante de nosotros” (Heb 6:18b), sabía por experiencia propia lo que decía, y eso es no darse por vencido queridas hermanas y amigas.

 

LA ESPERANZA CONCEDE SALUD

 

   Cómo subir las defensas bajas para mejorar nuestra saludLos científicos dicen que quien tiene esperanza tiene más fortaleza e inmunidad ante las enfermedades, como en esta pandemia que nos azota ¿cómo la estás enfrentando tú, tienes esperanza en Dios? Te confieso que jamás en mi vida había visto cosa semejante, nunca habíamos vivido una crisis de salud tan tremenda como esta pandemia. Y  si científicamente podemos ser más fuertes ante los virus si mantenemos una actitud de esperanza¿cuánto mayor será nuestra inmunidad en nuestro ser interior y exterior “si aguardamos la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Yeshua ha Mashiach” (Tito 2:13).

   La esperanza que nos sostiene en medio de la tragedia originada por esta pandemia mundial, es que el Señor nos prometió estarcon nosotros todos los días hasta el fin del mundo. Y tambiénnos dice “volveos a la fortaleza,oh prisioneros de esperanza”(Zac 9:12). Asidas de su mano bendita entramos a la fortaleza de su amor que nos concede esperanza segura. ¿Estás con temores y ansiedades a causa de la pandemia? Abre tu corazón a Yeshua, pídele de su amor y de su paz y él se encargará de darte la esperanza que necesitas, no solo para esta crisis, sino para siempre, aunque también siempre tenemos que vivir en su esperanza, es decir, en la fe puesta en Yeshua.

 

TIEMPO DE RUMORES Y MENTIRAS

 

En México, como en la mayoría de países de Latinoamérica, estamos confinados en las casas, recluidos en ellas de manera involuntaria, las cuales se han convertido en una especie de cárceles, pero el Señor nos dice “que si el Hijo nos liberta somos verdaderamente libres”,libertad interior que incluye este encierro mundial de salud pública, libertad que tenemos que hacer nuestra y comenzar a vivir por encima de nuestras circunstancias adversas.

El confinamiento prolongado puede aumentar el riesgo de suicidio ...

Ciertamente es un tiempo de gran crisis como no la habíamos enfrentado antes, vemos en la televisión y escuchamos en la radio todo tipo de noticias negativas y contrarias, rumores alarmistas por todos lados, sobre todo en las redes sociales, mentiras por doquier, violencia, terrorismo, crímenes, incendios, el coronavirus que ha infectado casi 9 millones de personas y matado a 500 mil de en todo el planeta.

La crisis financiera mundial que está a la puerta, predicen los expertos que será terrible y muy prolongada. A esta calamidad tenemos que agregar los malos gobernantes, los falsos profetasque vaticinan mentira y engaño, puesto que Dios no los mandó, y tristemente uno se da cuenta que la gran mayoría de las personas cree más a la mentiras que ven y escuchan que a la verdad revelada por Dios.

Coronavirus: cómo proteger tu salud mental durante la pandemia de ...Y como todas vemos en las redes a diario, estos embusteros van engañando y siendo engañados, siendo capaces de opinar de todo, de temas que desconocen pero aun así pontifican de medicina, de periodismo, de política, de milagros mentirosos, de la Biblia, de curas para todo tipo de males, unos te dicen no salgas a la calle, otros te dicen que no salgas, unos más que el cubrebocas no sirve para nada, otros que sí. Y es que, como es el caso del cubrebocas, el ejemplo de los gobernantes es pésimo, sino es que nulo. Otras personas en la redes y en la televisión en su ignorancia y por declaración personal se atreven a decir “que no existe el coronavirus”.

 

Como puedes ver mi querida amiga, y lector que te hayas detenido en este comentario, al final de cuentas lo que puede resultar más asombroso de esta terrible pandemia, no es su mortalidad, sino la locura de los humanos ante su realidad, sobre todo en lo espiritual, sin interesarse siquiera en saber que están muertos en sus delitos y pecados delante de un Dios santo y justo ante el cual tarde o temprano tendrán que comparecer, y esa sí es una verdadera mortandad eterna si continúan en rebelión.

Bien dijo el Señor que él nos “hablaría de paz a su pueblo y a sus santos para que no nos volviéramos a la locura” (Sal 85:8) y agradezco al Señor por su bendita Palabra, pues Él es nuestra esperanza en la tierra de los vivientes y los dejo con estas palabras hermosas de nuestro amado Mesías: “La paz os dejo, mi paz os doy. Yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón ni tenga miedo” (Juan 14:27). Un abrazo fraternal en Yeshua mis queridas hermanas y amigas. SHALOM.


La rebbetzin Celia C. de Hernández es consejera espiritual de la AJMM.

Email: celiacornejoh@gmail.com