MEDITANDO EN LA SINAGOGA
SOLO EN D-OS HAY VERDADERA ESPERANZA

Rabino Manuel Hernández


Situaciones como la actualen que la humanidad se encuentra en grave crisis, enferma, atemorizada y con incertidumbre en el futuro, permiten que políticos y gobernantes se aprovechen, infundiendo más temores y prometiendo cosas que de antemano saben que no cumplirán, asestando duros golpes a la credibilidad y esperanza de las personas y los pueblos.

   No se diga en estos tiempos posmodernos en los que sobran los líderes políticos impreparados, mediocres, mentirosos, carentes de ética y escrúpulos, capaces de tomar decisiones equivocadas en perjuicio de sus pueblos, aun cuando estas se traduzcan en miles de muertes y decenas de miles de enfermos y millones de empobrecidos.

   Para los hombres (y mujeres) sin D-os, su prójimo es nada, un simple voto para hacerse o mantenerse en el poder y alcanzar sus ególatras deseos. La pandemia de coronavirus que como todos sabemos se ha prolongado demasiado, no fue atendida por muchos gobiernos de manera correcta ni a tiempo. La incapacidad, la tacañería y la indiferencia para con sus prójimos (en este caso sus gobernados) les exhibieron tal como son. El problema, y grave, es que más de medio millón de personas han muerto y muchas de esas muertes se pudieron evitar. Lo mismo se puede decir de los millones que se enfermaron y de los que infectaron (algunos sin síntomas, pero que sin saberlo eran fuente de contagio ambulante).

Si tomamos en cuenta el cuadro profético de su retorno glorioso descrito por el Mesías, encontramos entre otras calamidades el azote de plagas. No como en la salida de Egipto (éxodo) pues en aquella ocasión el Señor tuvo que enviar sus justos juicios contra los egipcios que oprimían y esclavizaban a nuestro pueblo, el cual clama por liberación y Adonai responde, de manera que las plagas son parte de la respuesta a sus oraciones (de otra forma los egipcios jamás les hubieran permitido salir).La Biblia dice claramente que D-os envió las 10 plagas contra los egipcios. ¿Cuál es la diferencia con la plaga de coronavirus?

Que la plaga que azota a la humanidad en el año 2020 no fue enviada por D-os, esa es la gran diferencia. Cuando el Mesías describe el cuadro profético previo a su retorno, no asume acto alguno imputable a sus decisiones, solo describe las condiciones imperantes en el mundo. Leamos el texto:

 

-“Y habrá grandes terremotos, y en diferentes lugares hambres y pestes; y habrá terror y grandes señales del cielo” (Luc 21:11).

 

   Es decir, los sucesos actuales que afligen a la humanidad del siglo XXI tienen relación directa con sus propias acciones y decisiones. Si pensamos en los terremotos habremos de preguntarnos qué relación tienen con la extracción irracional de petróleo y agua. Y en cuanto a las hambrunas todos sabemos de su existencia, de la desigualdad entre los pueblos, los malos gobiernos, las deficientes políticas alimentarias (desatendiendo al campo o dejándolo con prácticas caducas). Hambrunas que azotarán también a América Latina a causa de la pandemia de coronavirus.

    En cuanto a las pestes o epidemias éstas ya habían aparecido a finales del siglo pasado y principios del actual, valga señalar al SIDA, el EBOLA, el SARS, el H1N1, aunque la mayoría de ellas no han tenido carácter generalizado sino focalizadas en ciertos grupos de personas oregiones, no así el coronavirus (covid 19que como consecuencia de la globalización comercial y turística en unos cuantos días la mayoría de los países del mundo se contagiaron.

   ¿Qué hicieron los gobiernos para detener los contagios? La inmensa mayoría poca cosa y no es mi intención centrarme a criticarles, sino mostrar a través de sus acciones tomadas su notoria incapacidad y limitaciones, sus falsas esperanzas ofrecidas a sus pueblos. Su indiferencia.

México se colocaría dentro del top 10 con más muertes por Covid-19 ...En el caso de México las acciones tomadas por su gobierno han sido un verdadero desastre, aunque en su soberbia e indolencia con su prójimo aseguren todos los días lo contrario. En tanto que en los países que han hecho mejor las cosas y la epidemia mundial ha ocasionado menos daños se han utilizado las pruebas como herramienta para detectar los casos y hospitalizarlos o ponerlos en cuarentena (como ha sido el caso de Alemania, los países nórdicos y Corea del Sur, por nombrar algunos); en nuestro país les pesó gastar en pruebas y absurdamente han gastado una fortunaen respiradores cuyos costos se han duplicado, triplicado y hasta quintuplicado a causa de la corrupción. El pecado de la avaricia les ha exhibido.

    Aprovechando la pandemia se observa y percibe en el mundo una manipulación de los gobiernos, un deseo de control absoluto sobre sus pueblos, a los cuáles lejos de concederles esperanza han tratado de sumirles en el temor, la angustia y el desasosiego. Su deseo de poder les ha perdido, llegado a tal extremo que el respeto, dedicación, y cuidados que deberían tener por sus gobernados,son letra muerta o mera retórica para cubrir apariencias ¿Cómo buscarán la cura para la epidemia si en realidad no les interesa la salud de sus pueblos?

    Desde la época de los descubridores e investigadores de los microbios (como es el caso de Antonio Van Leeuwenhoek, LazzaroSpallanzani, Luis Pasteur, Roberto Koch, Ronald Gross, BattistaGrassi y demás científicos comprometidos con la humanidad y su salud), siempre se trabajó primero en la búsqueda de la cura para la enfermedad y posteriormente en la vacuna. De manera extraña y sospechosa los gobiernos posmodernos han puesto a los científicos a trabajar a la inversa, en la vacuna antes que en la cura, impidiendo o desatendiendo la investigación urgente que descubra un tratamiento eficaz contra esta terrible plaga que tiene aterrorizada a cientos de millones de personas en el planeta ¿O se trata de bajar los índices de población humana? Medio millón de personas muertas por esta extraña enfermedad son testigos acusadores.

 

COVID-19 | 29 junio: Mapa del coronavirus en vivo: Ya son más de ...

 

Mapa del coronavirus: Ya son más de ¡10 millones 412 mil casos en el mundo! (30/Jun/2020)

 

   En las Escrituras encontramos una y otra vez el amor e interés de D-os por el ser humano, incluida su salud. En la Torá vemos a un Moisés que guiado por el Ruach Ha Kodesh deja leyes de sanidad no solamente adelantadas a su época, sino que implican entre otras cosas amor para el hombre y prevención de epidemias, como es el caso de varias de las reglas kasher (o kosher).

 Más que dejar una clasificación de ciertos animales inmundos, lo que D-os quería evitar por medio de la Ley (Torá), es que durante la larga travesía que le esperaba al pueblo (40 años) con el calor del desierto se iniciaran epidemias que podrían acabar con todo el pueblo. Esta era la razón principal.

     El celoso Shimon Bar Yonah (San Pedro para la cristiandad) era un judío celoso de sus tradiciones, así como de las reglas kasher, por lo que el Señor le muestra que no comer algunos de estos alimentos era, más que regla religiosa (como él consideraba); en realidad se trataba de una protección Divina para la salud del pueblo judío: “Y vi en éxtasis una visión; algo semejante a un gran lienzo que descendía… del cielo y venía hasta mí. Cuando fijé en el los ojos, consideré y vi cuadrúpedos terrestres, y fieras y reptiles, y aves del cielo. Y oí una voz que me decía: levántate, Pedro, mata y come. Y dije: Señor, no; porque ninguna cosa común inmunda entró jamás en mi boca. Entonces la voz me respondió del cielo por segunda vez: Lo que Dios limpió, no lo llames tu común” (Hechos 11:5-9).

    ¿Cómo podríamos entender al profeta Elías en el arroyo de Querit aceptando y comiendo el pan y la carne que le llevaban los cuervos? ¿Acaso los cuervos no son considerados inmundos por la Torá, incluidos sus picos? ¿Qué tipo de carne le llevaban? (MelajimAlef- 1 Reyes 17:2-6) Queda claro que D-os desea que entendamos el espíritu de su Palabra más que la letra. Los prisioneros de los campos de exterminio no tenían opción de elegir comida entre kosher y no kosher.

     A tal grado es el interés de D-os por nuestra salud que una y otra vez leemos en la Biblia, tanto en el Tanaj como en el BritChadashá, su intervención milagrosa para concedernos esa salud. Muchos milagros se narran en las páginas de las Sagradas Escrituras, pero sobre todo y como cualquier lector lo puede corroborar, encontramos al Mesías Yeshua dando vista a los ciegos, sanando a leprosos, paralíticos, etcétera.

Sin embargo no podemos desatender que a consecuencia del pecado adámico vino la caída. Es decir, el rompimiento brutal de la relación entre hombre con su D-os, por lo que nos vino como consecuencia la muerte. Ante esta realidad tenemos que atender y entender nuestro sentido existencial, mismo que solo el Señor nos puede revelar y ofrecer en su amor y gracia.

    ¿De qué serviría una vida material satisfecha y una salud física buena, pero alejado de D-os, si luego de 60, 70 u 80 años llegara la muerte y con ello ser confrontado por una realidad espiritual adversa, en la que la vida terrenal es convertida en nada, careciendo de referencia frente a la eternidad en el REINO DE DIOS?

    No se descubre nada cuando se afirma que para la incrédula sociedad posmoderna la fe en D-os y en la Biblia son cosas del pasado (como si las certezas eternas dejaran de serlo solo porque algún hombre arrogante, pero con cierto reconocimiento social, lo dijera). Se descalifican las cosas santas, los valores, la cosmovisión judeocristiana y todo aquello que les hable de D-os o lo represente de manera alguna.

Pin en Orgullo LGBT    ¿Qué ofrece a cambio el mundo? Los dichos y propuestas de los políticos, de ciertos intelectuales y líderes de opinión. Dichos y propuestas casi siempre originadas desde el encumbramiento del ego o desde un humanismo ateo y radicalcuyos frutos y logros además de raquíticos y cuestionables son fuente continua de falsas esperanzas. No se diga en el presente siglo. Formado y forjado por hombres sin D-os (van incluidas obviamente las mujeres), por liderazgos corrompidos con las perversiones de Sodoma y Gomorra las cuales no solo aprueban sino que promueven como ‘orgullo’ lo que les debiera representar una afrenta.

    Gobernantes con esa visión y perfil ¿concederán esperanza cierta a sus pueblos cansados y agobiados de tanta violencia, pobreza, degradación y epidemias? Las Sagradas Escrituras recogen el criterio divino y lo confrontan:

 

-“Así ha dicho Yahwéh: Maldito el varón que confía en el hombre, y pone carne por su brazo, y su corazón se aparta de Dios. Será como la retama en el desierto, y no verá cuando viene el bien, sino que morará en los sequedales en el desierto, en tierra despoblada y deshabitada” (Jer 17:5-6).

 

   El Espíritu habla a nuestro corazón y nos alienta a buscar y confiar en D-os, pues solo en Él hay verdadera esperanza y certidumbre, para el presente y el futuro eterno. Por medio del mismo profeta Jeremías se nos muestra la diferencia entre confiar en el Señor y confiar en el hombre y con esto concluimos por esta ocasión:

 

-“Bendito el varón que confía en Dios, y cuya confianza es Yahwéh. Porque será como el árbol plantado junto a las aguas, que junto a la corriente echará sus raíces, y no verá cuando viene el calor, sino que su hoja estará verde; y en el año de sequía no se fatigará, ni dejará de dar fruto” (Jer 17:7-8).

 

   ¡Que el D-os de Abraham, Isaac y Jacob, te bendiga! SHALOM.


 

El rabino Manuel Hernández G. es consejero espiritual de la AJMM

Email:  mahergo1950@gmail.com