DESDE LA EMPRESA
SOLO SU AMOR NOS DARÁ FUERZAS

María Teresa Tirado-Ramos


Queridos Todos:

Después de 11 meses de vivir bajo esta inesperada y terrible pandemia,con todo lo que esta situación ha representado, quiero compartir con ustedes desde un enfoque empresarial las vivencias que estamos teniendo en ese sector.Sin duda la VIDA CAMBIÓ, estamos transitandopor el pico más alto de este virus, nos estamos colapsando a nivel mundial, personal, empresarial, y lo que debemos de hacer como CREYENTES,es mantenernos FIELES y NO soltarnos de la mano deD-os.

Como la gran mayoría sabe, la industria privada en muchos rubros ha sido muy golpeada, el cambio a la nueva modalidad de trabajo esta siendo todo un reto para poder avanzar, sin embargo, y desde mi responsabilidad, observo en los colaboradores la disponibilidadde serempáticos por varias razones, primeramente, por su salud, pero algo muy importante también, por no perder su trabajo, trabajo que hoy en día hay que cuidar y mantener, porque definitivamente cada vez será más deseadoe importante, no nada más por salud económica, sino también mental.

Entiendo que cada uno tenemos nuestra propia historia que contar, que se han perdido familiares, amigos, compañeros…. me duele saber que alguno cercano está padeciendo esta terrible enfermedad. He visto vivencias de colaboradores en momentos críticos en su estado de salud, y su equipo se mantiene unido y en apoyo paraél y su familia, haciendo cadenas de  oración, ofreciendo y animando al enfermo, llamadas, msj, whats app con palabras de aliento para que no decaiga la fe y sigan con esperanza.

Doy Gracias a D-os porque nuestra industria, o más bien nuestro negocio (sector medicinas),no ha sido tan afectado como otros, hemos podido mantener los empleos de más de 1,500 colaboradores (que al final por cadena de trabajo multiplicado por 4 nos da unas 6,000 personas) lo cual es parte del cuidado divino, de su amor y provisión.

Sabemos lo importante que es y lo vital en este momento que la gente tenga un trabajo.Estamos conscientes de lo que está viviendo nuestro país (por no decir que todo el mundo). Es nuestro deber como empresarios ser empáticos, hacer lo que está en nuestras manos y alcance para poder seguir de pie, luchando, y dar tranquilidad para seguir manteniendo el sustento de tantas familias mexicanas. Al hacer esto mostramos también el amor de D-os a nuestro prójimo.

Volviendo un poco al principio y ya para finalizar, los tiempos que estamos viviendo son difíciles, las personas estamos cansadas, agotadas, enfadadas de tanto encierro, cambios de protocolos y modalidades a los que aún no nos acostumbramos, hemos quizá dejado de ver las bendiciones que D-os nos da y probablemente abierto la mente a pensamientosnegativos día a día. Creo por tanto que debemos reforzar nuestro amor a los demás y apoyarnos unos a otros, ya que al verlos y hacerlo,estamos haciendo la voluntad del Señor. Es parte de lo que D-os espera de todos sus hijos, incluidos los empresarios.

Estamos cambiando y en tiempos de cambios;creo que debemos de ser más entendidos del amor de D-os, como dice en 1 Corintios 13:4-5,7 ya que solo su amor nos sostiene y solo su amor nos dará fuerzas para mantenernos fieles en cualquier época y circunstancia: “El amor es paciente y bondadoso; no es envidioso ni jactancioso, no se envanece; no hace nada impropio; no es egoísta ni se irrita; no es rencoroso… Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta”.


María Teresa Tirado-Ramos
Es Secretaria del Consejo de Administración de un Grupo Empresarial (del sector farmacéutico)