MEDITANDO EN LA SINAGOGA
EL PROFETA DE D-OS Y LOS PROFETAS DE LOS HOMBRES
(LA GRAN DIFERENCIA)

Rabino Manuel Hernández G


Los reciente sucesos en el Capitolio de la ciudad de Washington (Estados Unidos) dejaron en claro varios problemas, graves casi todos, que aquejan a ese país, sin embargo, dejaremos que periodistas y analistas políticos se encarguen de ellos para nosotros tocar un punto que nos interesa y atañe de alguna manera: ¡el espiritual!

     Y es que, y por si algún lector no estuviera enterado, muchos de los manifestantes que asaltaron el Capitolio el día 6 de enero (2021) eran o se dicen creyentes (judíos o cristianos), incluso estuvieron presentes algunos líderes, que con irresponsabilidad y luchando por un reino que nos es ajeno, tomaron el nombre de D-os (en vano) para una lucha que no les pertenece. ¡Mi reino no es de este mundo! Advirtió Yeshua (Yohanán-Juan 18:36).

    Inventando o argumentando conjuras, complots, planes mundiales y demás, dejaron sus ciudades para participar en lo que se trató realmente de un intento de golpe de estado. De impedir que el Congreso de su país ratificara el triunfo del candidato ganador a la presidencia (JoeBiden).

Dejando del todo las implicaciones políticas de este suceso, nos avocaremos al aspecto espiritual, utilizando al efecto un pasaje bíblico que nos permite ver tanto la ingenuidad (y la desobediencia) de los creyentes al inmiscuirse en un mundo que les es ajeno, como también la facilidad con la que reciben supuestamente “palabra de D-os” de hombres que se hacen pasar por ‘profetas’ (o ministros religiosos), cuando lo cierto es que no han sido levantados por D-os, o si lo son, han errado el camino al meterse en asuntos ajenos al reino divino. Entendidos del propósito, analicemos paso a paso el pasaje referido (MelajimAlef- 1 Reyes 22:1-38). Te pido que abras tu Biblia para que puedas entender esta enseñanza:

 

I.- JOSAFAT, UN REY DE FE, PERO INGENUO: como leemos y se aprecia en los versículos 1-2, el monarca del reino del Sur (Judá) decide ir de visita a Acab, el monarca del reino del Norte (Israel).

 

II.- BUSCÓ LA UNIDAD SIN CONSULTAR A D-OS: es decir, su deseo de unir al pueblo le llevó a visitar a Acab, sin embargo NO CONSULTÓ A D-OS antes de hacerlo, y aunque era un buen deseo, no era suficiente por lo que leemos que su visita solo desató problemas, ya que de pronto lo único que gana Josafat, es que su homólogo le invite a la guerra contra los sirios(vs3-4).

 

III.- JOSAFAT SOLICITA AL REY ACAB QUE SE CONSULTE A D-OS: tardíamente Josafat se da cuenta de su yerro, de que se había metido en graves problemas, así que pide a Acab que se busque el consejo divino. Su colega del Norte no le niega su petición, al contrario, convoca a sus ‘profetas’ que en número de 400 le responden a su pregunta de si debían salir a la guerra contra los sirios para liberar la ciudad de Ramot de Galaad (que estaba bajo su dominio): “Sube, porque Adonai la entregará en mano del rey”. ¿Podían estar equivocados tantos ‘profetas’? ¡Estaban, como también lo estuvieron todos los que incitaron a la rebelión y toma del Capitolio! D-os está más interesado en salvar las almas de la esclavitud del pecado y prepararlas para su reino eterno, que en preservar un paraíso terrenal fabricado por los hombres o meterse en políticas partidistas de los hombres (vs. 5-6).

 

IV.- NO LE CONVENCEN LOS 400 PROFETAS DE ISRAEL: aunque había cometido un error, Josafat amaba a D-os y discernía cuando Él hablaba, y aquellos negociantes de la religión y de mensajes acomodaticios no le convencieron en absoluto, por lo que pregunta a su anfitrión: “¿Hay aun aquí algún profeta de Adonai, por el cual consultemos?”; de su pregunta se desprenden dos cosas: 1) que el vaticinio de los 400 profetas se le hizo falso e indigno de tomarse en cuenta, 2) que por lo que había visto y escuchado ya no había en Israel ningún verdadero profeta (vs. 7-8).

    Y por si no le resultare suficiente, Acab le responde que sí, que había todavía un profeta de Yahwéh, pero que él lo detestaba: Aún hay un varón por el cual podemos consultar a YHWH, Micaías hijo de Imla; mas yo le aborrezco, porque nunca me profetiza bien, sino solamente mal”. Lamentablemente así ha sido siempre, a los verdaderos siervos de D-os se les rechaza y a los farsantes y negociantes de las cosas santas se les reconoce y acepta.

     Muchos líderes religiosos en Estados Unidos estuvieron azuzando en sus congregaciones a los asistentes, dejando de lado el mensaje y la voluntad de D-os, incitándoles a rebelarse (como los 400 falsos profetas) teniendo como cosecha y resultado el ataque al Capitolio. ¿Y las almas?

 

V.- ENVÍAN POR EL PROFETA MICAÍAS, Y MIENTRAS TANTO LOS PROFETAS…: como podemos leer en los versículos 9 al 12, Acab manda traer al profeta Micaías (Mijayehu), en tanto que él y Josafat se sientan en la entrada de Samaria en sus respectivos tronos a escuchar a los profetas aduladores y falsos,quienes aseguraban a su monarca que obtendría la victoria (como suele suceder con los falsos siervos y traficantes de las cosa santas, tratando siempre de agradar al poderoso y ser populares entre la sociedad, sin tomar en cuenta realmente a D-os, ni su voluntad; como sucedió con no pocos antes del asalto al Capitolio).

 

 

VI.- PRETENDEN INTIMIDAR AL PROFETA DE D-OS: El texto (vs. 13-14) nos dice que el mensajero pretende intimidar al profeta: Y el mensajero que había ido a llamar a Micaías, le habló diciendo:he aquí que las palabras de los profetas a una voz anuncian al rey cosas buenas;sea ahora tu palabra conforme a la palabra de alguno de ellos, y anuncia también buen éxito.Y Micaías respondió: Vive YHWH, que lo que YHWH me hablare, eso diré”.Micaías sabía bien a quien servía y que su deber era declarar la Palabra del Señor a pesar de que pudiera molestar al rey y ocasionarle problemas a su persona, que de hecho así sucedió.

 

VII.- EL REY ACAB LE CONOCÍA BIEN, SABÍA QUE ERA PROFETA DE D-OS: Una vez en la presencia del rey, le preguntan al profeta: ¿iremos a pelear contra Ramot de Galaad, o la dejaremos?”.Micaías con sarcasmo le responde al rey lo que le gustaría escuchar: “Sube, y serás prosperado, y YHWH la entregará en mano del rey”. Sin embargo el rey sabía perfectamente que solo le estaba confrontando, por lo que le dice: “¿Hasta cuántas veces he de exigirte que no me digas sino la verdad en el nombre de YHWH?”. Al saber el profeta que Acab estaba dispuesto a conocer la verdad Divina, le declara ésta, a pesar de lo amarga que le pudiera resultar al impío rey de Israel: “Entonces él le dijo:Yo vi a todo Israel esparcido por los montes, como ovejas que no tienen pastor;Y YHWH dijo: Estos no tienen señor, vuélvase casa uno a su casa en paz”.¡Nada que ver con lo que los 400 falsos profetas le aseguraban que D-os les había dicho, al contrario! (vs. 15-17).

 

VIII.- ACAB RECHAZA LA PALABRA Y AL SIERVO: como casi siempre sucede con los que realmente sirven a D-os, el rey se molesta por el mensaje recibido y con el mensajero: “Y el rey de Israel dijo a Josafat: ¿No te lo había yo dicho?Ninguna cosa buena profetizará él acerca de mí, sino solamente el mal” (v.18). ¿Qué verdadero siervo de D-os podía profetizar algo bueno a DonaldTrump, un hombre impío, soberbio, arrogante al extremo, dedicado a los casinos y a la farándula, adúltero, mentiroso y racista? Se requería ser como uno de los 400 falsos profetas que le servían y adulaban a Acab, o ser muy ignorante de lo que sucedía en realidad y desconocer el testimonio de ese arrogante que solo dividió a su pueblo y se atrevió a promover el asalto al Capitolio (que pudo haber terminado en golpe de estado).

IX.- UN FALSO PROFETA GOLPEA AL PROFETA… (EL PAGO POR HABLAR LA VERDAD): la respuesta de Micaías además de exhibir públicamente a los falsos profetas les encoleriza, narrando la Biblia que uno de ellos de nombre Sedequías le golpea en la mejilla y le dice: “¿Por dónde se fue de mí el Espíritu de Yahwéh para hablarte a ti?”, provocando con su injusticia y atrevimiento que Micaías le vaticine un juicio de D-os para su vida (vs. 24-25). Lamentablemente así ha sido casi siempre, gobernantes, líderes religiosos sin compromiso o movidos por el dinero y el poder, así como las masas religiosas sin conocimiento de la Escritura (o fanáticos desviados) se enojan y pierden compostura cuando son confrontados con la verdad divina revelada. Esa es la prueba.Las mentiras, las desviaciones y los fanatismos nunca serán avalados por D-os. Para que se cumpla su voluntad no necesita de la miserable ayuda de los corazones no rendidos a su justicia ni comprometidos con la santidad.

 

X.- EL PROFETA DE D-OS ES ENVIADO A LA CÁRCEL: lamentablementepara Micaías el haber dicho la verdad todavía la traería más dolor y afrenta como nos narra la Escritura:“Entonces el rey de Israel dijo: Toma a Micaías, y llévalo a Amón gobernador de la ciudad, y a Joás hijo del rey;y dirás: Así ha dicho el rey: Echad a éste en la cárcel,y mantenedle con pan de angustia y con agua de aflicción,hasta que yo vuelva” (vs 26-27). ¿Acaso el profeta de D-os andaba de ofrecido y exhibicionista como los 400 falsos? ¿No mandó el rey por él a su casa para escuchar la Palabra del Señor? ¿No le pidió el rey que le dijera la verdad? ¿Ese era el pago por decirla?

XI.- EL PROFETA DE D-OS SOSTIENE EL MENSAJE DADO (y lo declara con carácter y aplicación Universal): con una presión semejante, el profeta, aferrado a la mano de D-os y guiado por su Espíritu, no se intimida ante Acab. Al contrario, sabedor de quién le había levantado y dado el mensaje, confronta al rey: Y dijo Micaías: Si llegas a volver en paz, YHWH no ha hablado por mí.En seguida dijo: Oíd, pueblos todos”(v.28). En síntesis: judíos y cristianos de todos los tiempos debemos conocer y aceptar la manera como D-os habla, así como la firmeza y cumplimiento puntual de sus palabras.

 

XII.- EL REY ACAB ORGANIZA UN PLAN PARA ECHAR ABAJO LA PALABRA PROFÉTICA: Acab, mundano y astuto como era, en lugar de cancelar esa aventura en la que D-os le estaba advirtiendo de que si desobedecía sería muerto, prefirió, a sabiendas que los 400 falsos profetas eran mentirosos y meros negociantes de las cosas santas, implementar una estrategia que le librara de la muerte, para lo cual se disfraza con la intención de que los sirios no le reconocieran (vs. 29-31). Pero como la palabra de D-os siempre se cumple, ¡SIEMPRE!, durante la batalla un hombre de Siria lanza una flecha sin destino alguno, la cual hiere al rey Acab por entre las junturas de su armadura, y como la batalla arreciara, resultó imposible que sacaran su carro, lo que ocasionó que finalmente muriera desangrado, confirmando las Escrituras el vaticinio que le había anunciado el profeta MIcaías: “Murió, pues el rey, y fue traído a Samaria… y lavaron el carro en el estanque de Samaria; y los perros lamieron su sangre (y también las rameras se lavaban allí), conforme a la palabra que Yahwéh había hablado” (vs.37-38).

 

Judíos y cristianos tenemos que entender y aceptar la validez y firmeza de la Palabra revelada, que D-os no cambia, que Él es el mismo, ayer, hoy, y siempre (Heb 13:8). Cuando Yeshua nos dijo que su reino no era de este mundo estaba hablando en serio. El mundano e impío rey Acab creyó absurdamente poder evitar y evadir la voluntad soberana de D-os y solo comprobó con su vida misma que el Señor no cambiay sus palabras son firmes. De ninguna manera se está diciendo que Biden(u otros gobernantes) sean justos o vivan de acuerdo a la voluntad del Señor ¡Por supuesto que no! Lo que se está diciendo es que el pueblo de D-os debe aferrarse a obedecer Su voluntad y vivir conforme a Su Palabra, la cual nos dice que somos peregrinos y extranjeros, de manera que nuestra vista debe tener una mirada más alta que las cosas terrenales. No en los políticos, ni en sus promesas, sino en Yeshua y en sus promesas.

     Ciertamente algún día seremos parte del glorioso reino eterno del Mesías YESHUA, pero mientras ese hermoso día llega, nuestro deber es vivir en un reino espiritual en el que D-os sea el centro de nuestro amor y vida (1er mandamiento), y que, movidos por su amor, dediquemos nuestros esfuerzos a llevar el mensaje de salvación a lo que no le conocen, a los espiritualmente perdidos. Lo demás, lo demás son variaciones sobre el mismo tema. ¡Ahhh…! Y cuidarnos de los falsos profetas. Estamos en el mundo, pero no somos del mundo. SHALOM.

 


El rabino Manuel Hernández G. es consejero espiritual de la AJMM
Email:  mahergo1950@gmail.com