El Ńgora Teolůgica: Depresiůn: Ņmal espiritual o fŪsico?

M.T. Rabino Manuel HernŠndez G.


¬†¬†¬† A partir de este n√ļmero estaremos abordando de manera ocasional temas de inter√©s colectivo desde un punto de vista b√≠blico-teol√≥gico, en espera de que puedan ser de utilidad para la vida espiritual de los lectores de esta revista. Como primer tema he considerado necesario tocar una enfermedad que azota a millones de personas y que ha sido llamada el mal del siglo XXI: ¬°La depresi√≥n!.¬†

¬†¬†¬†¬† Durante siglos se lleg√≥¬†a considerar la depresi√≥n de origen meramente espiritual, por lo que en la mayor√≠a de los casos a las personas se les ten√≠a por atormentadas por esp√≠ritus o de plano pose√≠das. Cierto, en algunos casos as√≠ era (por andar en pr√°cticas de ocultismo). El problema es que la gran mayor√≠a nada ten√≠a que ver con lo anterior y las causas pod√≠an ser de origen m√ļltiple: desde una enfermedad originada por deficiencias qu√≠micas o tiroideas, hasta el resultado y proceso de una gran p√©rdida (como la muerte de un ser querido), o alg√ļn fracaso muy relevante en la escala de valores de la persona afectada.¬†

¬†¬†¬† En los casos m√°s simples la tristeza es casi siempre el s√≠ntoma externo m√°s conocido, pero en la medida que la enfermedad avanza la sintomatolog√≠a tambi√©n, y no siendo este espacio un foro m√©dico sino teol√≥gico, dejaremos que el lector necesitado recurra al m√©dico especialista por la informaci√≥n adecuada, aportando en todo caso los ejemplos b√≠blicos que nos ayuden a entender mejor este problema y no permitir que se condene a personas por su enfermedad, ya que lo que necesitan -y con urgencia-, es ayuda y comprensi√≥n (no son pocos los creyentes que siguen asociando la depresi√≥n con la opresi√≥n e incluso con la posesi√≥n, provocando con su ignorancia laceraciones que exteriormente no se notan, pero que da√Īan quiz√° m√°s que las que se ven).¬†

¬†¬†¬†¬† En las p√°ginas de la Biblia encontramos a m√ļltiples personajes sufriendo de depresi√≥n. De entrada vemos a la matriarca Rebeca que dice: ¬ďFastidio tengo de mi vida, a causa de las hijas de Het. Si Jacob toma mujer de las hijas de Het,,, ¬Ņpara qu√© quiero la vida?¬Ē (Gen 27:46). Siglos despu√©s vemos a un Mois√©s que exhausto por las rebeliones del pueblo durante la traves√≠a en el desierto, pide al Se√Īor: ¬ďNo puedo yo solo soportar a todo este pueblo, que me es pesado en demas√≠a. Y si as√≠ lo haces t√ļ conmigo, yo te ruego que me des muerte, si he hallado gracia en tus ojos¬Ē (Num 11:14-15).¬†

¬†¬†¬† Cuando el rey David se descuid√≥¬†en su vida espiritual y dej√≥¬†de lado sus deberes regios, cay√≥¬†en la tentaci√≥n y √©sta le condujo al adulterio con funestas consecuencias, por lo que en su arrepentimiento y b√ļsqueda del perd√≥n divino dice: ¬ď.S√°lvame, oh Dios, porque las aguas han entrado hasta el alma. Estoy hundido en cieno profundo, donde no puedo poner pie... Cansado estoy de llamar; mi garganta se ha enronquecido. Han desfallecido mis ojos esperando a mi Dios¬Ē (Salmo 69:1-3). Otro var√≥n ilustre que padeci√≥ continuamente la depresi√≥n fue Jerem√≠as. Su trabajo ministerial result√≥ agotador. ¬°Y c√≥mo no ser√≠a as√≠, si el pueblo se mantuvo en rebeli√≥n continua contra D-os, queri√©ndole hacer sentir al profeta que estaba espiritualmente equivocado, que estaba loco y que era un traidor! Nada m√°s falso. El problema es que luchar en contra de todo y de todos no debi√≥ ser f√°cil en absoluto, por eso es que se lamentaba con profundo dolor: ¬ď¬°...Ay de m√≠, madre m√≠a, que me engendraste hombre de contienda y hombre de discordia para toda la tierra!¬Ē (Jer 15:10).¬†

¬†¬†¬† Siendo esta una secci√≥n breve no mencionaremos a otros personajes de la Biblia, excepto a Yeshua, quien estando a unas horas de ser sacrificado por nuestros pecados y maldades, or√≥ en el huerto de Getseman√≠ y dijo lo siguiente: ¬ď...Mi alma est√° muy triste, hasta la muerte; quedaos aqu√≠ y velad conmigo¬Ē (Mat 26:38).¬†

¬†¬†¬†¬† Estimado lector, si est√°s o has estado enfermo de depresi√≥n o si cerca de ti hay este problema, no abras tus o√≠dos a los prejuicios o supersticiones de otros. Sabe bien que el amor de D-os puede sanar de √©sta o cualquier otra enfermedad. Tener depresi√≥n no significa estar loco y aunque se estuviera (en alg√ļn caso extremo), el paciente no debe ser estigmatizado por ello, sino entendido y ayudado a su recuperaci√≥n. El dolor interno y soledad que produce la depresi√≥n es suficiente como para que la persona todav√≠a tenga que soportar los palos de la lengua de los ego√≠stas y de los ignorantes, lo cual tampoco significa que el enfermo tome la sufrida actitud de Job. No le ayudar√≠a en nada.¬†

¬†¬†¬† El paciente debe aceptar que es una enfermedad y como tal tiene que ser atendida debidamente por un profesional. No es con un t√© o una infusi√≥n: es con la ayuda m√©dica adecuada, teniendo en cuenta en todos los casos que D-os puede obrar milagrosamente en un instante, como puede usar tambi√©n la vida de los m√©dicos para conceder salud. De igual manera el paciente debe acatar las indicaciones del doctor y poner de su parte lo conducente, teniendo en la caminata una de las mejores ayudas, pero sobre todo, acogi√©ndose entre los brazos paternales de D-os, quien a trav√©s del profeta nos dice: ¬ďCon amor eterno te he amado; por tanto, te prolongu√© mi misericordia¬Ē (Jer 31:3). ¬ŅEst√°s en el t√ļnel de la depresi√≥n? ¬°No temas, la luz est√° cerca! ¬ŅAlguien cerca de ti esta en esta situaci√≥n? Comp√°rtele estas l√≠neas y s√© instrumento del Se√Īor prodigando amor fraternal, sea entendiendo el dolor ajeno, sea escuchando, sea acompa√Īando a un sencillo paseo. ¬°D-os os bendiga!.¬†

e-mail: mahergo50@hotmail.com