Editorial

Lic. Yolanda Guzik.


Queridos hermanos y amigos: hace unas semanas tuvimos el privilegio de celebrar en Puerto Vallarta nuestra Decimonovena Convención Nacional Mashiach 2008. Vemos a la distancia cómo en laAlianza de Judíos Mesiánicos de México hemos recorrido ya un camino de casi dos décadas de arduo trabajo; se dicen fácil diecinueve convenciones consecutivas, pero no lo ha sido. Cada una de ellas ha sido un reto para nuestra fe y circunstancias (casi siempre adversas y por remontar), sin embargo, puedo decirles que sin lugar a dudas con creces ha valido la pena, una y otra vez hemos comprobado la fidelidad del Señor. El no nos ha dejado, ni nunca dejará a su pueblo. La Biblia lo asegura y la AJMM no es la excepción.

      Como siempre ésta convención estuvo llena de bendiciones y sucedieron cosas muy hermosas que quiero compartir contigo en un artículo especial. Espero lo disfrutes y te aliente a venir a Mashiach 2009.

      Quiero compartirte también las inquietudes que el Señor ha puesto en mi corazón. Sabemos que estamos viviendo tiempos proféticos, más específicamente los últimos tiempos (es decir, previos al retorno del Mesías), de ser así y como nos muestran las Escrituras, es tiempo de salvación para Israel. Sin embargo esa salvación no será por decreto; implica que tu y yo, que tenemos el privilegio de conocer a Yeshua como nuestro Señor y Mesías testifiquemos de El con sabiduría, amor y valentía a nuestros hermanos. Lo cual haremos mejor si  trabajamos unidos con este propósito, para eso está la AJMM: para que nos unamos todos los judíos creyentes en Yeshua del país, y para que juntos nos comprometamos con los intereses del Reino de D-os. Que en oración pidamos para que el Señor nos siga guiando, dando visión, gracia y ayudándonos a ser diligentes en lo que nos ha puesto a hacer. 

      Sabemos que la mies es mucha y los obreros pocos, por eso el Señor nos insta a orar para que El levante obreros a su mies, la cuestión es que tal rogativa debe empezar por ti mismo, ¿tú ya te enlistaste como obrero para su viña? Si tú querido lector, eres un judío creyente en Yeshua, la viña en la que te corresponde trabajar es la viña de Israel. El Señor va a hacer cosas maravillosas entre nuestro pueblo a la vista de todas las naciones y la más hermosa y trascendente de todas es traer salvación eterna para nuestra gente. De ti depende ser un simple espectador o si tomas la valiente decisión de participar en esta obra Divina de amor para Israel. Las palabras con las que el Señor dio aliento a Josué también deben alentar nuestros corazones:“...Mira que te mando que te esfuercesy seas valiente no temas ni desmayes, porque Adonai tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas”(Jos 2:9). La tarea es enorme, pero mayor es el amor de D-os por su pueblo Israel.

      Espero que disfrutes de la lectura de esta publicación y tu ser interior se fortalezca. Por favor sigue enviando tus cartas con tus preguntas y opiniones, todas son bien recibidas. Te invito también a que leas el artículo de Myriam Levy quien escribió algo muy interesante acerca de lahistoria de los falashas creyentes en Yeshua; invitándote como siempre a hacer un alto en el camino y reflexionar con las ya tradicionales columnas:“Mujeres Judías” y “Meditando en la Sinagoga”. SHALOM.

¡LeShaná Tovah Tikatev 5769!

 

Lic. Yolanda Guzik.