RABINOS URGEN A TRUMP, Y A PUTIN, A AYUDAR A RECONSTRUIR EL TEMPLO EN JERUSALÉN


Un grupo de destacados rabinos israelíes ven en el presidente electo Donald Trump y el presidente ruso Vladimir Putin, ecos de Ciro, rey de Persia, que hace 2.500 años ayudó a los judíos en la reconstrucción del templo de Jerusalén.

El profesor y rabino Hillel Weiss, un portavoz del Sanedrín, que es parte de un grupo moderno para revivir la antigua corte religiosa judía; señaló en comentarios publicados por Israel NationalNews: "Las condiciones políticas actuales, en los que los dos líderes nacionales más  importantes en el mundo apoyan el derecho de los judíos a Jerusalén como su herencia espiritual, no tiene precedentes históricos."

El Sanedrín actual envió cartas a Trump y Putin instándolos a trabajar juntos para cumplir un proyecto que beneficiará a toda la humanidad - la reconstrucción del templo del Santo en la disputada cima del Monte del Templo de Jerusalén.

Ambos líderes han expresado su apoyo a las reivindicaciones de los judíos en Jerusalén, aunque Trump ha sido sin duda el que más ha hablado de los dos.

En cualquier caso, Israel está "preparada para reconstruir el templo," Weiss insistió.                                                     

  (Israel Today, 15/Nov/2016).

 

NOTA DE LA REDACCION: como se puede apreciar, aun los no creyentes (como es el caso de Trump y Putin y como lo fueron Ciro y otros gobernantes) pueden convertirse eventualmente en instrumentos y parte del cumplimiento profético. Lo cual no significa de manera alguna que estén sometidos al señorío de D-os, pues hay una enorme diferencia entre la voluntad soberana de D-os, y su voluntad permisiva (como podría ser el presente caso).

     El profeta Ezequiel (caps. 40 al 47) vaticina la reconstrucción del Templo y Daniel de la restauración del sistema sacrificial en Jerusalén (para lo cual se requiere de un Templo). Sin embargo desde las enseñanzas de las Kitvei Kodesh o Escrituras sagradas no se requiere ya de sacrificio alguno ni de Templo siquiera. La sangre y sacrificio del Mesías YESHUA como cordero de Pesaj, sin mancha de pecado, es y será suficiente para la redención y salvación de todo judío y todo gentil. Para reconciliar al hombre caído con el D-os santo de Israel. El mensaje de la Biblia es de paz y reconciliación del hombre con D-os, de reeducarle con una cosmovisión conforme a los propósitos del Señor.

     De manera que sin asegurar que Trump y Putin ayuden a la reconstrucción de un Templo (fijo o portátil como el Mishkán utilizado durante la travesía en el desierto), en caso de suceder, su acción sería apenas una señal profética más del retorno glorioso del Mesías YESHUA, que no necesita templo de piedras, puesto que los creyentes somos piedras vivas donde él mora y que entre todos (judíos y cristianos) somos en realidad el Templo donde el D-os de Israel habita y es glorificado.

 M.H.G.