MUJERES JUDÍAS
SOLO YESHUA NOS HACE VERDADERAMENTE LIBRES

Rebbetzin Celia C. de Hernández


En este inicio de año 2020, así como en años anteriores y por siempre, el ser humano tiene de alguna manera el deseo de ser una mejor persona, de romper esquemas y patrones que según él le esclavizan o le tienen inconforme, por lo que se propone diversas cosas, desde hacer ejercicio, cuidar su cuerpo, y hacer dietas para estar más sano y fuerte. Así es año con año.

     Aunque hay otras que hacen propósitosmás extraños, he escuchado a personas decir “en este año que empieza no me dejaré pisotear por nadie, nadie me va a esclavizar, ni nadie se volverá a aprovechar de mi bondad, haré todo lo que sea necesario para ser feliz y ser libre”.

Y qué tremendo puede resultar su deseo, ya que piensan que intentando hacer esto serán verdaderamente libres, y no saben, que este año que iniciamos seguirán siendo esclavos(as) de su yo, de su cuerpo, de sus pasiones, de deportes preferidos, organizaciones o clubes, en fin, de alguien o de algo pues lo cierto es que solamente a través de Yeshua pueden obtener la verdadera libertad, así dice la Escritura: “Así que, si el hijo os libertare, seréis verdaderamente libres” (Juan 8:36)

 

SOLO EL MESÍAS YESHUA NOS PUEDE CONCEDER

VERDADERA LIBERTAD

 

     En alguna parte leí que así como el pez no se libera cuando sale del agua, sino  que se muere, y un árbol que se desarraiga de la tierra también muere, así nosotros, no podemos separarnos de Dios y obtener ‘libertad’, ya que como la Escritura nos advierte:“porque separados de mí nada podéis hacer” (Juan 15:5).

     Así que por más metas que se propongan, por más planes que se fijen para ser mejores personas, por más que se preparen profesionalmente, que no es nada malo, para tener una mejor vida, sino es con la bendición del Señor, lo cierto es que espiritualmente siguen siendo como ciegos que caminan palpando la pared, como ciegos que tropiezan al mediodía como si fuera de noche, gimiendo y esperando una respuesta a todos sus propósitos, que sin Dios carecen de cimientos y futuro. Si acaso de logros pasajeros y efímeros que jamás llenarán su ser interior.

DIOS ESPERA COMPROMISO Y ESFUERZO

     Como tú lo has visto mi querida amiga y hermana, son muchos los que gustosamente seguirán al Señor, se congregarán cada ocho días, incluso mostrando siempre una sonrisa y un lenguaje religioso apropiado. En sus vidas cómodas y sin compromiso, excepto con su yo y con el materialismo que les tiene cautivados,piensan que no es necesario ejercer una disciplina personal como el Señor le dijo y advirtió a Josué: “Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente”(Jos 1:9) y no solo eso, sino que también le advirtió acerca de la necesidad de estudiar y meditar en las Escrituras:“Nunca se apartará de tu boca este libro… sino que de día y de noche meditarás en él” (Jos 1:8). Y si se lo pidió a Josué, a David, a los profetas y apóstoles, también nos lo pide a nosotras.

Abundan los reclutas en el ejército de Dios que hacen lo que les da la gana, al fin, según ellos, que ‘salvos siempre salvos’, sumándose con su actitud a las filas de los incrédulos al pretender una libertad errónea. El salmo 2 nos muestra el panorama mundial que ocurre o se asemeja a este siglo 21, el cual textualmente dice: “¿Por qué se amotinan las gentes, y los pueblos piensan cosas vanas? Se levantarán los reyes de la tierra, y príncipes consultarán unidos contra el Señor y contra su Ungido (Mesías), diciendo: rompamos sus ligaduras y echemos de nosotros sus cuerdas” (2:1-3).

SIN EL YUGO DIVINO NO HAY VERDADERA LIBERTAD

    Todos los seres humanos necesitamos el yugo Divino para tener verdadera libertad y verdadera felicidad ¿Estás de acuerdo mi querida hermana?  Y es que, sin conocer la Palabra, las multitudes rebeldes tropiezan a mediodía como si fuera de noche, pues anteponen su criterio finito y humano al de Dios mismo. Ignoran o pasan por alto lo que el Señor dice a través del profeta Oseas: “Con cuerdas humanas los atraje, con cuerdas de amor; y fui para ellos como los que alzan el yugo de sobre su cerviz y puse delante de ellos comida"  (11:4) ¿A qué cuerdas humanas se refiere el Señor en el texto y a qué cuerdas de amor? Por lo general estas personas no reciben amonestación ni consejo de nadie, su autosuficiencia y falsa libertad se los impide, ni de sus padres, ni de sus maestros, ni de sus superiores, mucho menos de sus líderes espirituales.

     Su realidad es que no quieren yugo de nadie. El tren necesita del yugo de los rieles, el automóvil del volante, la bicicleta del manubrio, el empleado del jefe, el alumno del maestro, el hijo de sus padres. Todos necesitamos de diversos yugos en la vida, aunque sean temporales o pasajeros.

 

SU YUGO ES FÁCIL Y LIGERA SU CARGA

 

Cuando el Señor dice que “su yugo es fácil y ligera su carga”(Mat 11:30) es porque es así, solo que para hacer estose requiere de hacerlo de manera voluntaria, de tener un corazón manso y humilde delante de Él, sometido en fe y amor a su Señorío, lo cual produce el reposo interno y la libertad verdadera.

     Tenemos muchos ejemplos en la Biblia, les comparto dos,mis queridas amigas: el de Saúl, que siendo llamado para ser reyy habiendo sido ungido y orientado por el profeta Samuel sobre lo que tenía qué hacer, no quiso el yugo de nadie. El tenía siempre una mejor opinión y una mejor estrategia, incluso que Dios mismo, por lo que cuando las cosas salieron mal fue capaz de culpara todos, incluso al pueblo, pero jamás aceptar ni asumir su responsabilidad (a causa de sus continuas desobediencias y pecados).

    El Señor por tanto le reprende y dice: “Porque como pecado de adivinación es la rebelión, y como ídolos e idolatría la obstinación. Por cuanto tú desechaste la palabra de Dios, él también te ha desechado para que no seas rey” (1 Sam 15:23).

    También tenemos el ejemplo de Judas, que como todas sabemos, era uno de los doce apóstoles, recibiendo enseñanza directa y continua del Autor de la vida y autor de tan grande salvación, lo cierto sin embargo, es que nunca fue libre en su ser interior, siempre tuvo reservas acerca de la voluntad divina, creía tener una mejor opinión que su sabio rabino Yeshua, incluso él sabía cómo utilizar mejor los pocos recursos que recibían, siendo capaz de criticar públicamente a su rabino y a los demás por derramar un costoso perfume (con el que se estaba ungiendo al Mesías redentor y preparando su cuerpo para la gran prueba) pues de acuerdo a su criterio mercantilista y de falso amor al prójimo“debía de dársele ese dinero a los pobres”. En una palabra, a sus propios era mejor que Dios mismo, su concupiscencia lo había atrapado a tal punto que la Biblia lo señala como “el hijo de perdición” (Juan 17:12), ya que pretendiendo libertad sin Dios la esclavitud del pecado le aprisionó para siempre.

 

 Así que reflexionando sobre todas estas cosas, te hago una pregunta querida amiga o amigo que te has detenido a leer este artículo:“¿Quieres verdaderamente ser libre y no ser esclavo de nadie?” La Escritura nos concede la respuesta:“Venid a mi todos los que estáis trabajados y cansados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; porque mi yugo es fácil y ligera mi carga” (Mat 11:28-30).


La rebbetzinCelia C. de Hernández es consejera espiritual de la AJMM.

Email: celiacornejoh@gmail.com