Mujeres JudŪas
El Desposado Fiel y Verdadero-
LAS BODAS DEL MESÕAS CON ISRAEL Y LA IGLESIA -

RebbetzinCelia C. de HernŠndez


La fidelidad viene a la mente como una palabra clave. Sobre todo cuando pensamos en una relaci√≥n, en una amistad, en alg√ļn pacto o convenio de cualquier √≠ndole. No se diga en una pareja pr√≥xima a contraer matrimonio. En el matrimonio la fidelidad se suma al otro gran tesoro con el que juntos hacen posible y trascendente la primera instituci√≥n en la tierra: El amor.

¬†¬†¬†¬† Sin la fidelidad el amor se extingue y sin el amor la fidelidad no es posible. Ante la falta de ellos un hogar pronto se desvanece y el pacto que en un momento se juraron bajo la jup√° o ante el altar (depende si la pareja es jud√≠a o cristiana) queda expuesto a romperse ¬ę¬°Prometo serte fiel en la prosperidad y en la adversidad, en la salud y en la enfermedad y amarte y respetarte todos los d√≠as de mi vida!¬Ľ

 

ADONAI HIZO PACTO CON ISRAEL

 

¬†¬†¬†¬† Nuestro Dios hizo un pacto semejante con Israel, y no sale de sobra decir que el Se√Īor siempre cumple su parte. En su pacto Dios ¬Ėescrito en el Tanaj para que siempre lo podamos leer y recordar- expresa su amor eterno para Israel. La cuesti√≥n es que √Čl esperaba y espera de su pueblo amor y fidelidad y para nuestra verg√ľenza, somos su pueblo los que le hemos sido infieles muchas veces y en muchos sentidos, tanto colectiva como individualmente.

¬†¬†¬†¬† A trav√©s del profeta Oseas encontramos dos textos tremendos. En uno, Dios utiliza la dolorosa experiencia de infidelidad matrimonial sufrida por el profeta para mostrar que el pueblo jud√≠o (y por consecuencia la Iglesia) ha sido igual de infiel, lastimando hasta lo m√°s profundo el coraz√≥n santo y perfecto del Se√Īor:

 

-¬ďNo tendr√© misericordia de sus hijos, porque son hijos de prostituci√≥n. Porque su madre se prostituy√≥; la que los dio a luz se deshonr√≥, porque dijo: Ir√© tras mis amantes, que me dan mi pan y mi agua, mi lana y mi lino, mi aceite y mi bebida¬Ö Y ella no reconoci√≥ que yo le daba el trigo, el vino y el aceite, y que le multipliqu√© la plata y el oro que ofrec√≠an a Baal¬Ē (Oseas 2:4-8).

 

¬†¬†¬†¬† En el otro, as√≠ como el profeta Oseas est√° dispuesto a perdonar a la infiel Gomer, Dios tambi√©n est√° dispuesto a perdonar a Israel y desposarse nuevamente con su amada (en la Biblia el Se√Īor compara a Israel con una ¬ďkal√°¬Ē o novia):

 

-¬ďY te desposar√© conmigo para siempre; te desposar√© conmigo en justicia, juicio, benignidad y misericordia. Y te desposar√© conmigo en fidelidad, y conocer√°s a Adonai¬Ē (Oseas 3:19-20).

 

EL VALOR DE LA FIDELIDAD

 

¬†¬†¬†¬† En noviembre de 1988 mi esposo escribi√≥ un art√≠culo para una revista, en el cual dec√≠a que la fidelidad es tambi√©n sin√≥nimo de constancia, apego, devoci√≥n, lealtad, pero que en estos tiempos es una virtud muy escasa en el g√©nero humano. El escrib√≠a que anta√Īo la fidelidad era un don anhelado por muchos, pero que ahora es lo que menos parece importar, que lo que importa actualmente es el beneficio propio, que no importa cu√°nta gente quede atropellada y lastimada. As√≠ que la infidelidad en la pareja y en todas las relaciones humanas se ha vuelto lo cotidiano, casi ¬ďnormal¬Ē para los hijos del postmodernismo y la postcristiandad.

 

MATRIMONIO: UNA HERMOSA AVENTURA DE AMOR

 

¬†¬†¬†¬† Retomando lo que dice el profeta Oseas, el nos advierte ¬ďal final conocer√°s a Adonai¬Ē, es decir, cuando el Mes√≠as retorne y se despose con su kal√° (integrada por jud√≠os y cristianos de todos los tiempos que realmente le han amado y entregado sus vidas, que han vivido conforme a su Palabra). Igual sucede en el matrimonio, es hasta entonces que conocemos realmente al marido pues durante el noviazgo s√≥lo conocemos una parte de su vida y car√°cter, convirtiendo por tanto al matrimonio en una hermosa aventura de amor en la que lo mejor llega una vez consumado el sacramento.

¬†¬†¬†¬† Hace unos d√≠as en nuestra sinagoga celebramos una boda muy hermosa. La jup√° se instal√≥ en un bell√≠simo jard√≠n en la orilla de una colina, y en la parte de abajo se contemplaba el lago m√°s grande de M√©xico. Como la boda fue al atardecer la ceremonia luci√≥ espectacular y con la predicaci√≥n del mensaje Divino dirigido hacia los novios, hizo que la presencia del Esp√≠ritu del Se√Īor alegrara el coraz√≥n de la pareja y de los presentes.

¬†¬†¬†¬† Y si esta boda se nos hizo incre√≠ble, las bodas del Cordero (Mes√≠as) con su amada Israel-Iglesia ser√°n algo jam√°s visto en el tiempo eterno. Una aventura de amor que durar√° por siempre, donde el desamor, la infidelidad y el divorcio no tendr√°n cabida ¬†jam√°s. Para quienes no est√°n acostumbrados a leer la Biblia les he de decir que en las bodas del Mes√≠as no habr√° una novia forzada ni movida por otra cosa que no sea el sincero amor. Dios nunca ha pedido ni deseado que se le ame a la fuerza, quienes a trav√©s de los siglos hemos respondido al amor que √Čl nos ofrece ha sido de manera voluntaria ¬ŅHabr√° algo m√°s sublime, perfecto y absolutamente confiable que el amor de Dios?.

 

LA NOVIA SE EST√Ā PREPARANDO PARA LA BODA

 

¬†¬†¬†¬† A trav√©s de la historia la novia del Mes√≠as Yeshua ha aceptado p√ļblicamente y con gozo manifiesto, esta figura (de la novia) para consumar por la eternidad la uni√≥n con su Se√Īor. Tal vez para las mujeres m√°s j√≥venes les resulte dif√≠cil digerir esta comparaci√≥n (debido a que no son pocas las que van al altar con la idea presente del divorcio si no funciona), sin embargo las que fuimos formadas en otra √©poca con valores s√≥lidos esta idea nos resulta fascinante.

¬†¬†¬†¬† La Biblia nos dice que las novias (que son representadas por las corrientes jud√≠as y cristianas que creen en el Mes√≠as Yeshua) adem√°s de esperar ese d√≠a glorioso en que una fiesta espiritual nunca vista, marcar√° una nueva era para la humanidad: el inicio del reinado del Mes√≠as hijo de David (no hay que perder de vista que Yeshua desciende directamente del rey David y que luego de la destrucci√≥n del Templo en el a√Īo 70 d.C. no hay ning√ļn jud√≠o que pueda comprobar con certeza y verdad su parentesco con David, debido a que los rollos de las genealog√≠as tambi√©n fueron destruidos).

 

EL MESIAS VIENE POR UNA NOVIA FIEL

 

¬†¬†¬†¬† El Se√Īor siempre es y ser√° fiel, el problema entonces queda de nuestro lado. As√≠ que para mantenernos fieles hay que orar para depender de Dios, hay que leer la Palabra para nutrir nuestro esp√≠ritu y hay que pedir la gu√≠a y ayuda del Ruach ha Kodesh (E.S.) para vivir rectamente en medio de una sociedad casi en total descomposici√≥n. Los incr√©dulos se burlan de nosotras las creyentes, consideran que nuestra fe es algo fantasioso, y por si faltara algo, de vez en vez aparecen charlatanes religiosos que anuncian con d√≠a y hora ¬ďel fin del mundo¬Ē haciendo que los hijos de Dios parezcamos personas ¬ďignorantes¬Ē y ¬ďfan√°ticas¬Ē sin considerar en absoluto que todo lo que creemos tiene sustento en la Palabras del Dios de Israel, y que su palabra prof√©tica siempre se ha cumplido al pie de la letra. ¬ŅAcaso ya olvid√≥ la humanidad que a muchos de los que todav√≠a viven les toc√≥ ver con sus propios ojos el nacimiento del Estado de Israel luego de una di√°spora de casi 19 siglos, cumpli√©ndose literalmente la profec√≠a de Isa√≠as? (66:8).

     Dios en su gracia ve a su novia fiel, vestida con vestiduras blancas de lino resplandeciente -que representan la salvación, vestiduras carentes de pecado que ha sido borrado por la sangre del Cordero en la cruz del Monte Calvario- (Ap 19:8). El Mesías no ve a una novia sucia, aunque la realidad es que todos dejamos mucho que desear frente a la santidad de Dios. El ve a su amada fiel, limpia, digna, lo cual muestra su gracia perfecta, pero también nos debe mover a la obediencia, a ser sal y luz en un mundo en tinieblas espirituales.

 

LOS PELIGROS ESPIRITUALES DE LA NOVIA

 

¬†¬†¬†¬† Por milenios la novia ha tenido que luchar contra los cortejos del enemigo de nuestras almas que siempre la ha querido enga√Īar. A veces por medio de doctrinas y ense√Īanzas falsas y her√©ticas, otras por medio del hedonismo y los placeres, unas m√°s por medio del poder y la materia, pero siempre con la intenci√≥n de impedir esa uni√≥n eterna entre el Mes√≠as y su amada.

¬†¬†¬†¬† Pero el Mes√≠as nos ha pedido con sencillez y claridad ¬ęs√© fiel hasta la muerte y yo te dar√© la corona de la vida¬Ľ (Ap 2:10). La fidelidad a Dios, la fidelidad a su Palabra eterna son las anclas seguras para llegar a esa anhelada boda con el Se√Īor, si bien esa fidelidad tambi√©n debe reflejarse en nuestras acciones cotidianas. En el evangelio de Mateo el Mes√≠as nos advierte por medio de una par√°bola que las novias esperando al Mes√≠as todas se durmieron, pero la mitad de ellas teniendo aceite en sus l√°mparas corrieron gozosas a recibir al novio, mientras que las otras no previsoras se perdieron (25:1-13).

¬†¬†¬†¬† No permitamos queridas hermanas y lectores que visitan esta columna, que el sue√Īo y el cansancio que nos produce este mundo materialista, violento, esclavo del sexo y sus pasiones, que se ha rebelado contra Dios nos venza. Les aliento a que permanezcamos fieles a la fe que Dios ya nos ha dado como regalo eterno (Efe 2:8) esperando al Novio para la boda final. Y si en alg√ļn momento el sue√Īo nos vence tengamos en todo momento nuestra l√°mpara bien cargada de aceite para salir al encuentro de Yeshua, ya que una vez consumada la boda gozaremos de su reinado eterno, tal y como lo creyeron patriarcas y profetas. ¬°Que Dios los bendiga todos!.

                                                                                                                                     _____________________

La rebbetzin Celia C. de Hern√°ndez, es consejera espiritual de la AJMM

E-mail: celiah51@hotmail.com