Entrevista con el rabino Manuel Hernández G.
Sinagoga "Yeshua Ben David", Guadalajara

Shoshana Rosenberg para el Messianic Times


1) Cuál es tu trasfondo religioso?

R.- Con la debida distancia, soy una especie de rab Shaul en el movimiento mesiánico pero al revés. Nací en el seno de una familia cristiana (católica) muy tradicional, temerosa de D-os y de buenos principios, pero sin conocimiento de la Biblia, por tanto sin una relación personal con el Mesías y Salvador de Israel (y de la Humanidad toda). Situación muy semejante a la de cualquier judío en las distintas corrientes.

2) Cuál es tu testimonio y cómo conociste a Yeshua?

R.- Mi nombre completo es Manuel Hernández Gómez. Nací y vivo en la ciudad de Guadalajara en el Estado de Jalisco (México), tengo 65 años de edad, estoy casado con Celia Cornejo desde el año 1970, tenemos tres hijos y cinco nietos (aunque el mayor, de 20 años y que estaba estudiando para doctor, murió el año pasado en un accidente automovilístico).

Rabino Manuel Hernández y su esposa Celia en su boda (1970)

De cómo conocí a Yeshua, te comparto que soy abogado de profesión, así que aunque en lo material vivía bien, no con lujos pero sí con todo lo necesario, en lo espiritual no era feliz. Sentía ese vació interno que millones de personas conocen, y muy bien, vacío que solo puede llenar Yeshua ¡el Mesías de Israel!

Hace 32 años, en una madrugada y luego de algunos días de disipación mundana, me arrodillé en la oficina que tenía en casa y clamé a D-os, le dije que si en verdad existía tomara mi vida, que estaba cansado de mi soledad espiritual. ¡El me escuchó y respondió a mi petición!

Y es que el Señor siempre está atento al clamor de su pueblo, sea judío o gentil el que le llama. No oí voces ni ninguna cosa cambió. Lo que cambió fue mi actitud ante D-os, tuve la certeza en mi corazón de que él me había escuchado, así que compré una Biblia y comencé a leerla. En pocos días me di cuenta de dos cosas: primero, que mi fe cristiana estaba sostenida totalmente en el judaísmo y en el pueblo judío, cosa que nadie me había dicho (ni yo me había preocupado en saber).

La segunda: que cobré conciencia de que en realidad no conocía a D-os. En mi mente había demasiados vacíos y conceptos equivocados acerca de su Santo Ser, ignorancia de sus atributos, amor, grandeza, desconocía de sus planes de reconciliación y redención para el ser humano; de que había enviado a Yeshua con este propósito para salvar al judío primeramente, pero también al gentil.

El rabino Manuel y Celia, su esposa (año 2000)

3) Cómo empezó el movimiento mesiánico en México.

R.- Al comenzar a leer la Biblia, desde la primera semana comprendí que la iglesia católica estaba mal, alejada de la voluntad divina. El uso de imágenes y culto a tanta cosa era contrario a lo que leía, de hecho el primer día de lectura me impresiona una frase de Yeshua: "¡Al señor tu Dios adorarás y solo a él darás culto!" (Mat 4:10). Descubrimiento que me llevó a buscar otra corriente cristiana con mayor pureza y congruencia.

A los once meses de iniciar mi estudio personal y acucioso de la Biblia (tiempo que duré para leerla completa), corroboré que tampoco en las iglesias protestantes entendían el origen y sostén teológico de su propia fe.

Para entonces inicié mis estudios de una Licenciatura en Teología que duró cuatro años, lo cual me permitió enriquecer mis conocimientos bíblicos, históricos y teológicos. Y como en la iglesia cristiana nadie me entendía y la cristianad era ajena a todos esos conocimientos que para mi eran muy obvios, decidí hacerlo por mi cuenta.

En el año 1985 fui invitado a un Bar Mitzvá en la sinagoga conservadora de Guadalajara. El rabino Sh’muel Szteinhendler fue muy amable, y cuando entré al templo tuve la sensación de llegar a casa luego de un largo viaje. Así que entre mis estudios bíblicos, teológicos y de historia del pueblo judío, puedo decir que empezó el movimiento mesiánico en México.

En 1986 conocí a mi gran amigo Jorge Hirmas, él está casado con una judía creyente en Yeshua, por lo que le pedí me invitara a conocer la sinagoga mesiánica a la que asistían. El accedió y en el verano fui con mi familia a la ciudad de Forth Worth para conocer esa sinagoga de judíos que creían en Yeshua. El rabino se llamaba Stan Eisenberg, a quien después de asistir al shabat, durante una cena le formulé decenas de preguntas teológicas y doctrinales pues quería estar seguro que mi visión no era una desviación, sino parte del plan divino revelado en las Escrituras.

En el Messiah College dictando una Conferencia (Harrisburg, PA, 1991)

Para no tomar más espacio solo diré que al año siguiente (1987) asistí a la convención de la MJAA en el Messiah College (Harrisburgh). Allí conocí a uno de los pilares del movimiento mesiánico moderno, al rabino Ernest Lloyd de Inglaterra, así como a mi amigo Joel Chernoff, a su hermano David, a Hanan Itescu y muchos rabinos más. Hasta 1991 asistí a la convención Messiah, experiencias que me permitieron aprender cómo hacer las cosas en mi país. En orden y sostenidas en la Biblia, aunque desde el año 1988 fui invitado también como conferencista (acompañado de un traductor).

4) ¿Cómo se fundó la AJMM y cuál fue tu parte en este proceso? ¿Cuéntanos como nace la Convención "Mashiach" en México?

R.- Vamos por partes. Primeramente busqué personas judías en Guadalajara a las cuales hablarles del Mesías. El primer judío que creyó en Yeshua en México (dentro del movimiento mesiánico pues sabemos que hay algunos dentro de iglesias cristianas) fue Moisés Guzik, quien al paso del tiempo llega a ser el primer presidente de la AJMM. Con Moisés Guzik, su esposa Yolanda (en ese tiempo su novia), Adriana Salmón, Raul Harari, Simone V. Berc, Ana Sussman y algunos otros formamos la sinagoga «Yeshua Ben David» (18 de abril de 1987) de la cual soy rabino desde su fundación.

Ahora bien, después de visitar las reuniones de la MJAA en Pennsylvania, consideré necesario formar la Alianza de Judíos Mesiánicos de México (AJMM), lo cual hicimos de manera formal en 1989 y en mayo de 1990 tuvimos nuestra primera Convención Nacional «Mashiach ‘90» en un hotel del Lago de Chapala. Asistieron los rabinos David Sedaca, Harvey Koelner yHaim Levy como conferencistas y la música estuvo a cargo de Robert Kurzweil y Fernando Guzmán. Desde entonces han pasado 25 años y vez tras vez nos reunimos en esta maravillosa fiesta a la que asisten judíos de todo el país así como algunos del extranjero; aunque desde el año 1993 cambiamos la sede de la convención "Mashiach" a la ciudad de Puerto Vallarta (Hotel Sheraton).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Mashiach2007:Myriam Levy, rebbetzin Celia Hernández, dos queridas hermanas de la Alianza de Inglaterra, y los rabinos Ernest Lloyd y Manuel Hernández.

5) ¿Cómo has visto la mano de D-os durante estos 30 años en el movimiento mesiánico?

R.- De muchas formas que muestran su poder y amor para su pueblo. Cuando D-os expresa en la Biblia su amor y deseo de salvar a la casa de Israel es una realidad eterna y tangible. He visto como el Señor ha buscado y salvado a centenas de judíos en mi país de diversos trasfondos y circunstancias. Un caso: a finales de los años ’80 di una conferencia en la ciudad de Torreón, donde no hay comunidad judía, no obstante pregunté si había alguno presente. No hubo respuesta.

Al final un médico se me acercó y me dijo que él tenía un tío político que era judío, sobreviviente de Auschwitz, que tenía cinco años enfermo, inconsciente y con vida artificial. Pedí verlo y al día siguiente se me permitió.

El doctor le hablaba como siempre y no hubo respuesta alguna. Pedí al sobrino y a la esposa que me permitieran hacerlo, viendo su número en el brazo me conmoví, le recité en voz alta el «Shemá Israel» y el hombre se agitó de inmediato ante la sorpresa de sus familiares. Luego pedí me permitieran orar por él, suplicando a D-os que el sacrificio y la sangre del Mesías le fueran por vestiduras de salvación en la presencia del Padre, a quien lo entregué en paz y reconciliado a través de Yeshua. Cinco años estuvo aquel venerable anciano esperando que alguien le ayudara a reconciliarse con su D-os y aquella noche partió en paz.

Muchas historias como esta te pudiera compartir, pero en todas resalta la mano de D-os buscando paternalmente a su pueblo, pues si creyésemos que nuestra vida se limita a nuestros días terrenales, el judaísmo (y por consecuencia el cristianismo) sería el mayor fraude de toda la historia. Espero que en otra oportunidad podamos hablar de otras experiencias.

Ahora bien, en mayo del año de 1997, la AJMM fue anfitriona de todas las alianzas judeo mesiánicas del mundo integradas a la IMJA (en el Hotel Sheraton de Puerto Vallarta). Tuvimos el enorme privilegio y bendición de recibir a judíos creyentes en Yeshua de los cinco continentes (Israel, Francia, Inglaterra, Canadá, Estados Unidos, Colombia, Argentina, Australia, Nueva Zelanda y Sudáfrica) y a mí en lo personal me tocó hacer todo el trabajo de organización, tanto para las reuniones de la IMJA como de la AJMM, claro, con la ayuda de los hermanos de la Alianza de México.

«Mashiach 2007» en Puerto Vallarta

_____________________

Continuará en el próximo número…