Mashiach 2010
Una hermosa fiesta fraternal

Myriam Levy S.


Del 14 al 18 de julio tuvimos la gran alegría de celebrar la XXI Convención Nacional “Mashiach 2010” en la hermosa ciudad de Puerto Vallarta, Jal., en el ya tradicional Hotel sede “Sheraton Buganvilias”. Si tomamos en cuenta las circunstancias generales de la economía mundial, así como nuestras finanzas ministeriales y retos personales, diremos que no fue fácil, es más, fue de las más difíciles de realizar, considerando que es un milagro que continuemos celebrando año con año esta Convención, aunque siendo realistas, no sabemos cuantas más podamos tener en el futuro (demasiados conflictos se oponen a la obra divina), pero por lo pronto damos gracias a D-os por esta fiesta espiritual, la cuál resultó una bendición en todos los sentidos, tanto para los asistentes como para los organizadores ¡Valió la pena tanto esfuerzo!.

Como todos sabemos hay ocasiones en que las palabras no alcanzan a trasmitir en plenitud las hermosas experiencias, en este caso de “Mashiach 2010”, así que intentaré compartirte algunas de las muchas bendiciones que tuvimos en nuestra vigésimo primera convención. Los conferencistas invitados fueron nuestros queridos rabinos: Joel Liberman (Director Ejec. IMJA), Shmuel Oppenheim, Jack Zimmerman, Harold Picker y Manuel Hernández, a los que tenemos especial gratitud por su amor al Señor y su obra en México, por su dedicación para instruirnos y edificarnos en la fe a través de sus conferencias y mensajes, pero sobre todo por su testimonio y grata amistad.

El tema de las Conferencias fue «¿Y cuál es el Camino?» que consideramos muy adecuado debido a las múltiples encrucijadas que la vida nos presenta, entendidos que sólo en el Mesías podemos encontrar y seguir por el camino trazado por D-os.

Otra de las gratas actividades que tuvimos, además de interesante, entendemos que es de gran trascendencia para la fe en general: “La 3ª  Consulta Teológica Latinoamericana de Judaísmo Mesiánico”. Originalmente se propusieron tres temas pero el tiempo solo permitió analizar los dos primeros: 1) “Apostasía, ¿cómo detectarla, cómo detenerla  y cómo combatirla?”, 2) “Judaísmo y Cristianismo, ¿Cómo clasificarlos y cómo relacionarlos?” y 3) “Tiempos finales en la profecía bíblica”.

Como cada año los niños también tuvieron sus clases y actividades, creciendo su fe y su amor hacia Yeshua, cumpliéndose así su mensaje para estos pequeños: “Dejad a los niños venid a mi y no se los impidáis porque de los tales es el reino de Dios” (Lc. 18:16). Los padres de familia tuvieron un taller bíblico en donde obtuvieron respuestas a muchas de sus inquietudes y dudas en la formación de sus hijos, de igual manera, los jóvenes tuvieron una interesante charla con el Rabino Shmuel Oppenheim, quien les habló y orientó sobre el uso correcto del Internet y demás medios cibernéticos derivados de su uso.

No podía faltar la tradicional obra de teatro, la cuál se tituló “Una visita al infierno”basada gran parte en la obra clásica de Dante Alighieri “La Divina Comedia”, genialmente adaptada y dirigida por el rabino Manuel Hernández.  Basta con solo leer el título de esta obra para darnos cuenta del mensaje de reflexión, aunque también tuvo sus momentos de diversión y buen humor.

Quienes han asistido a otras convenciones saben que los jueves por la noche son de diversión para la familia. Todos participamos y convivimos en muchos juegos que nos hacen pasar un rato muy agradable donde no paramos de reír y divertirnos juntos. La verdad es que es un tiempo muy especial  y único, ya que solamente Yeshua puede hacernos convivir en un amor tan puro y  sencillo de esta manera.

Por supuesto que tuvimos la clase de danza dirigida por la querida rebbetzin Darcie Lieberman. Es muy especial ver a pequeñitos y grandes aprender juntos hermosas danzas hebreas, ¡Gracias Darcie!.

También queremos agradecer a nuestra querida amiga Andrea Platner, quien por novena ocasión nos ayudó en la traducción (inglés-español-inglés). Gracias a su valiosa ayuda es que todos podemos ser bendecidos con los mensajes de los rabinos que nos visitan del extranjero; como también ellos lo son cuando les traduce del español al inglés. ¡Por supuesto que hubo tiempo para ir a nadar, pescar, pasear por el pueblo, en un bote, ir de compras, descansar, ver los hermosos atardeceres, etc.! Así que ya podrás imaginarte que estos cinco días se nos fueron volando, debido más que nada a lo maravilloso de todas las actividades en su conjunto.

Por último quiero invitarte a hacer una sencilla reflexión; siempre he pensado que la mejor inversión es la que se hace en nuestra vida espiritual; desafortunadamente observamos que la mayoría de las personas descuidan esta área, dando prioridad a la acumulación de bienes y a lo que se ha vuelto obsesión «el culto al cuerpo». No quiero decir con esto que no sea importante cuidar nuestra salud ni que carezcamos de proyectos económicos; a lo que me estoy refiriendo específicamente es la indiferencia por las cosas más importantes que trascienden a eternidad, como lo es nuestro espíritu, siendo este motivo la importancia de esta convención anual.

Por eso es que yo te invito a que con tiempo puedas ir preparándote  para  asistir a “Mashiach 2011” y desde ahora puedas ir ahorrando y apartando la fecha, por lo general es a mediados de Julio. Aprovecha que todavía nos es posible disfrutar de esta bendición tan especial, ¡Valora esto y súmate a la AJMM en este banquete espiritual!
“En el lugar donde oyereis el sonido del Shofar, reuníos allí con nosotros….” (Nehemías 4:20)¡Shalom!


Myriam Levy es Secretaria General de la AJMM
e-mail: mlevys@hotmail.com