Comentarios Mashiach 2010

Rabino Joel Liberman


     La Alianza de Judíos Mesiánicos de México celebró su XXI Conferencia anual “Mashiach 2010” a mediados de julio en Puerto Vallarta. Mi agradecimiento a los líderes del equipo que planeo la conferencia, en particular al rabino Manuel Hernández, quien está a cargo de la sinagoga mesiánica Yeshua ben David, a Yolanda Guzik (Presidenta de la AJMM ) y Myriam Levy (Vice-presidenta de IMJA) quienes a pesar de las condiciones económicas tan desafiantes organizaron esta excelente convención con asistentes de todas las edades. Manuel, Myriam y Yolanda representan un grupo verdaderamente comprometido de gibborim (guerreros) por el Mesías, tienen una carácter determinante y una visión clara semejante a la de Sha’ul (Pablo) el Emisario, cuya oración a D-os por Israel, es para salvación (Romanos 10:1).

Asimismo, fue muy alentador observar su espíritu de auto-sacrificio, el amor por el Señor, y el amor fraternal que se demostró por todos. Aquellos que asistieron por primera vez se estremecieron de varias maneras y por muchas razones durante la Convención. Se iniciaron muchas amistades y se fortalecieron otras para trabajar juntos en la viña del Judaísmo Mesiánico. Les aliento a todos aquellos que se encuentran leyendo esto que consideren seriamente asistir a "Mashiach 2011". ¡Realmente cambiará sus vidas!
Uno de los papeles que me correspondió participar, fue en la 3ra Consulta Teológica Anual  Latinoamericana -que trató principalmente de la Apostasía—“¿Cómo detectarla?, ¿cómo detenerla? y ¿cómo combatirla?”. Resultaron enérgicos debates que derivaron de los desafíos de las Escrituras. También fue un honor compartir dos mensajes (ambos traducidos por la incansable traductora Andrea Platner) que creo que nos retó a nosotros sus vecinos con respecto a donde debemos dirigirnos como Movimiento Judío Mesiánico. Tres Rabinos que viajaron de los E.E.U.U. se sumaron a mi (Jack Zimmerman, Sh’muel Oppenheim, y Harlon Picker) para enseñar y predicar. Alabamos, oramos y nos exhortamos mutuamente junto a nuestros hermanos mexicanos para fortalecernos, para creer a ADONAI para que obre poderosamente sobre nuestro pueblo judío en México -desde Monterrey hasta la ciudad de México— y todo el país. La ciudad de México, la megalópolis más grande del mundo, con una población de mas de 22 millones, es el hogar de decenas de miles de judíos y tengo la esperanza que en la conferencia del año que viene, judíos mesiánicos de la ciudad de México y de otros países Latinoamericanos serán muy bien representados al unirse para compartir las Buenas Nuevas.